De Autor a Autor “Mi futuro es mí presente”

En esta segunda entrega tendremos la oportunidad de conocer aún más a un artista plástico como es Amador Tanoira, en un clima que se da exclusivamente cuando un colega entabla esa empatía natural que fluye al encontrarse y manejar el mismo lenguaje de la plástica y de las historias que a más de uno le gustaría conocer de mano del autor. Por ello, nuestro compañero y artista plástico Pablo Pérez (Valentino), nos encamina a descubrir esa faceta íntima que se logra cuando el entrevistado se encuentra en esa atmosfera artística. Es así, que Valentino a través de esta sección nos acerca el talento y el arte que despliega tal artista.


Amador Tanoira es un talentoso artista plástico e Ilustrador argentino. Su historial artístico es bastante amplio, comienza en la década de los 60’s, realizando un nutrido recorrido de grandes producciones y reconocimientos que continúa hasta la actualidad. Un artista con una técnica impecable, maestro del Hiperrealismo, miembro fundador de la “Asociación de Ilustradores Argentinos”, actualmente en actividad constante, produciendo obras para clientes privados y/o corporativos, Amador nos recibió en su atelier, su lugar donde está dedicado a su producción y donde también se dedica a la docencia desde hace muchos años. En éste contexto íntimo, el artista nos ofreció una interesante entrevista.

  • ¿Bueno, sabiendo que sos un artista con una vasta trayectoria, la cual hemos admirado en tu Biografía, más que preguntarte como te has iniciado, o como han nacido tus primeros impulsos artísticos, te quisiera preguntar cómo te encuentra éste presente, aparentemente con una pandemia en retirada?

Muy bien, gracias.
El presente me encuentra reconciliándome con mi vida anterior a la pandemia, retomando con mis dibujos y pinturas y las clases con mis alumnas/os en mi taller.

  • ¿De alguna manera u otra a todos nos ha afectado ésta inédita situación pandémica? Sin entrar en asuntos demasiados íntimos o personales: me gustaría saber si ¿te ha afectado a nivel de inspiración artística?

Durante el pico de la pandemia fue difícil encontrar motivaciones, creo que me costó acomodarme a esa realidad. Así y todo pinté y logré, a mi criterio, unos de mis mejores cuadros que mide 1,40cm x 1,20cm. Siempre a mis obras trato de ponerles nombres desestructurados. Éste se llama “Dalí asombrado al ver a Gala desnuda en la exposición”.

  • Se puede decir que sus realmente un maestro del Hiperrealismo con una técnica impecable, pero además sos muy versátil en cuanto a tus temáticas ¿Tenés alguna favorita?

Ahora no, cuando empecé sí, porque venía de ilustrar mucho sobre flora y fauna en la revista Billiken y Anteojito y eso me llevó a dedicarme al “Animal Art".
Pero ahora también me gusta hacer figura humana, siempre en base a una idea.

  • ¿Tuviste la oportunidad de trascender nuestras fronteras con tus obras? ¿La relación o las devoluciones del público te parecen distintas según los lugares o crees que el arte es un lenguaje bastante universal?

Si, vendí obras en Miami y Brasil a través de Art Dealer que llevaban mis obras. La última fue en Pier 94 en New York. Pienso que el arte, tanto en la escritura, como en la música y/o en la pintura es el único idioma universal.

  • Sos un artista de una generación que en su madurez tuvo que adaptarse a ésta invasión de información que llegó con la tecnología actual, redes sociales, canales de TV vía web, etc. etc. ¿Lograste adaptarte a éste gran cambio? ¿Te gusta?

En principio la computación y todo el avance tecnológico conspiraron contra mi profesión, que era la ilustración en ese momento. Muchos bancos de imágenes y el ilustrador mismo quedaron de lado. Por eso decidí dedicarme de lleno a la pintura. No me adapté y tampoco me gusta.

  • ¿Te parece que toda ésta red de información beneficia al mundo del arte?

Me parece que no. Si bien uno está más conectado con el mundo, a la vez es todo lo contrario. Es como tener 3.000 amigos en el Facebook y no conocer a ninguno.
En cuanto al arte, si yo escribo una carta a mano por ejemplo, el que la recibe sabe que soy yo antes de leerla porque reconoce mi letra. En cambio si la escribo a máquina tiene que leerla para saber que soy yo. En el arte cada uno escribe diferente, pinta diferente.

  • ¿Desde hace varios años sé que te dedicas también a la docencia en tu taller de Villa Martelli, contáme que sensaciones te llevas de esa actividad?

La enseñanza es muy buena.
Yo siempre digo que yo aprendo más de mis alumnos que mis alumnos de mí.

  • ¿Crees que el arte está bien valorado en líneas generales en nuestra región?

Sí, eso se cumple con los grandes maestros ya cotizados o consagrados, pero para el que recién empieza no hay tantas oportunidades, es un mercado muy chico.
Y en general, la gente que compra arte lo hace a modo de inversión y para eso no se suele elegir pintores nuevos.

  • ¿Vivimos en una era donde prácticamente todo es digital? ¿Pensás que eso en algún momento suplantará la ejecución o realización de obras de arte? ¿Conoces a alguien de la denominada “vieja escuela” que se haya pasado a esa modalidad?

Yo creo que esto del arte digital es algo diferente, es otro tipo de arte. Pero lo tradicional el bastidor, el óleo, la técnica que fuese es irremplazable.
De mi generación no conozco a nadie que haya optado por lo digital.

  • ¿Cómo seguís planeando tu futuro inmediato? Proyectos?

Mi futuro es mi presente.
En cuanto a mi presente sigo con ganas, con ilusión y con proyectos, pero siempre en el hoy.
Una vez leí que hay dos días que no existen: ayer y mañana.
Entonces el hoy y a seguir con mi vida.