Comercio Interior firmó un convenio para promover la edición de libros

Paula Español selló un acuerdo con las autoridades de la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) y la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines (FAIGA)


La secretaria de Comercio Interior de la Nación, Paula Español, selló un acuerdo con las autoridades de la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) y la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines (FAIGA) para promocionar la edición, impresión y comercialización de libros en Argentina para el mercado local y la exportación.

El acuerdo fue ratificado por representantes de la cadena de valor de la industria del libro, quienes asumieron el compromiso de priorizar los ejemplares editados en Argentina y de edición extranjera impresos en el país, con mano de obra y papel nacional para exportar al mundo.

“Este acuerdo es histórico porque es el resultado de un trabajo mancomunado entre el Estado Nacional y las instituciones para impulsar la industria nacional del libro y fortalecer la cadena de valor en cada uno de sus eslabones. Durante el último año, superando los desafíos que presentó la pandemia, pudimos ver los frutos de este trabajo en conjunto: el sector revirtió positivamente la balanza comercial, recuperó los niveles de producción pre pandemia y generó casi cuatro mil puestos de trabajo”, manifestó Español.

Además la secretaria de Comercio Interior agregó que “esto sucedió en el marco de las políticas de promoción e incentivo implementadas por el Gobierno Nacional y del compromiso asumido por el sector privado para generar las herramientas necesarias para la industria. Este es el camino que vamos a seguir profundizando para el país que se viene".

Por su parte, Juan Carlos Sacco de la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines afirmó que “estamos muy contentos porque a partir de que nos juntamos con la secretaria Español, que tiene una sensibilidad especial para este rubro, hoy podemos decir que se cumple un año de gran éxito para el sector. Esto es que todas las gráficas que hacen libros en el país están a full y que el gobierno en vez de salir a comprar en el exterior compro todo acá adentro y eso es fundamental para que nuestro desarrollo”.

Asimismo Rodolfo Reyna de la Cámara Argentina de Publicaciones expresó: “Esta línea de trabajo en conjunto con toda la cadena de valor del libro desde el papel hasta la librería era algo que antes no pasaba porque estábamos todos segmentados, y hoy podemos decir que trajo muy buenos resultados. Logramos una gran comunicación con la Secretaría y hemos establecido una muy buena relación con el Ministerio de Educación con programas como el Plan Nacional de Lectura. Este tipo de acuerdos son muy importantes para la industria, porque el resultado final del libro que uno lee, tiene previamente muchos pasos y políticas que han generado mucho trabajo”.

El convenio entre las distintas cámaras y federaciones representativas de la industria del libro, en articulación con las políticas impulsadas desde el Poder Ejecutivo Nacional a través de iniciativas como las llevadas adelante por los ministerios de Educación y Cultura, hizo posible que la participación de libros de industria nacional en el mercado interno haya crecido un 57,6% interanual y que la producción aumente en 4,3 millones de ejemplares, alcanzando un total de 12.100.000 unidades (incremento del 56% respecto a 2019). A su vez, se logró la reincorporación de 3.700 puestos de trabajo directos más los indirectos que brinda la industria gráfica y, en lo que va de 2021, el sector pudo recuperar los niveles de producción pre pandemia.

El acuerdo entre las cámaras gráficas y el gobierno nacional determina el compromiso de garantizar el acceso al libro a todos los argentinos y argentinas, fortalecer el mercado interno y priorizar la producción nacional de pequeñas, medianas y grandes empresas editoriales y gráficas, a través de estándares de producción y mejoras en la competitividad para los productos que se fabrican y comercializan en el país.

En el marco de este convenio se oficializó la continuidad de la obligatoriedad de la certificación de productos gráficos impresos, establecida por la resolución 253/2020, previo a su comercialización en el mercado interno, y se incorpora de manera permanente a los libros, álbumes o libros de estampas y cuadernos para dibujar o colorear.

La certificación de productos gráficos impresos garantiza que los ejemplares no excedan los límites establecidos para la migración de metales pesados determinados por la Norma IRAM NM 300-3 y establece el análisis de la tinta de los productos gráficos que ingresen al país con el fin de detectar sustancias tóxicas. Al igual que otros reglamentos técnicos que dependen de la Secretaría de Comercio Interior, la certificación implica ensayos locales en organismos técnicos y laboratorios reconocidos del país. Asimismo, se exceptúan de la certificación las publicaciones académicas y de pequeñas tiradas, menores a 500 ejemplares por mes.Participaron del encuentro el subsecretario de Políticas para el Mercado Interno, Matías Ginsberg y el director Nacional de Reglamentos Técnicos, Nicolás Bonofiglio.