Chaco desarrolla sistemas para descontaminar el aire y las superficies utilizando la radiación UV-C

Los dispositivos modulares buscan minimizar el riesgo de contaminación microbiológica en diferentes ámbitos de manera eficaz y a bajo costo para reducir la potencialidad de contagio del SARS-CoV-2. El proyecto cuenta con financiamiento del MINCyT.


La radiación UV-C es una tecnología limpia, no corrosiva, de bajo costo y que no genera residuos. Su efecto es netamente superficial y sólo es efectiva donde incide la radiación. Tomando en cuenta estas características y con el objetivo de controlar el riesgo de la contaminación de superficies y el aire, un equipo de investigadores e investigadoras de las Facultades de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), dirigidos por la Dra. Sonia Sgroppo, se encuentra desarrollando una serie de prototipos modulares que se adaptarán a diferentes ambientes como centros de salud, hospitales, aulas, oficinas, cajeros, supermercados y ambulancias, entre otros, que serán un instrumento de suma utilidad para reducir el contagio de SARS-CoV-2.

En el caso de los ambientes que cuenten con equipos de climatización el módulo se montará sobre la toma de aire del equipo de manera tal que el aire de la habitación reciba una dosis adecuada de radiación UV-C para disminuir la carga viral del aire que fluye hacia el ambiente mientras que para el caso de ambientes que no posean sistemas de climatización el proyecto contempla el diseño de un plafón, que se colocará en la parte superior de las habitaciones, provisto de un ventilador capaz de forzar al aire a atravesar el túnel de luz UV-C.

La Dra. Sgroppo explicó que la idea del proyecto “es realizar un dispositivo universal, un prototipo básico que sea fácilmente adaptable a las características de cada ambiente aplicando las dosis de radiación adecuadas en cada caso que permitan reducir la carga del virus o eliminarlo”.

Otra de las aplicaciones en desarrollo está dirigida a la aplicación de módulos en ambulancias con control electrónico de encendido y apagado automático al abrir y cerrar las puertas del vehículo, sensor de movimiento y, dado que la radiación UV-C es aditiva, tendrá un indicador de horas de funcionamiento. El proyecto también incluye otro módulo pensado para descontaminar papeles por medio de un túnel de tratamiento con lámparas UV-C que irradien ambas caras de los papeles en el menor tiempo posible.

Sgroppo detalló la importancia del conocimiento de la dosis de radiación “si nosotros tenemos seguridad de la dosis a la cual estamos exponiendo el aire, y basándonos en los antecedentes de trabajos científicos realizados previamente por otros autores, podemos tener un cierto grado de seguridad de la eficacia de los módulos. La precisión en la dosis aplicada es fundamental no sólo para garantizar la descontaminación del aire o las superficies, sino porque no todos los materiales reaccionan de la misma manera ante la irradiación UV-C”.

El proyecto cuenta con un financiamiento de $ 998.800.- pesos aportados por el MINCyT a través del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT) en el marco del Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología COVID-19 coordinado por la Subsecretaría de Federalización de la Ciencia, Tecnología e Innovación y la Subsecretaría de Coordinación Institucional del MINCyT.

La propuesta fue seleccionada por la cartera de ciencia de Chaco para apoyar estrategias locales de control, prevención y monitoreo del COVID-19. Sergio Lapertosa, director de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la provincia, destacó que la federalización de la ciencia y la tecnología “es fundamental para lograr el desarrollo de los territorios y más en nuestra región que presenta asimetrías respecto de otras. Para reducirlas es necesario vincular al sector productivo con el del conocimiento para generar más y mejores proyectos con impacto real en el territorio”.

La pandemia—agregó el funcionario—presenta desafíos no solo para las ciencias básicas sino también para las ciencias sociales. Fortalecer las capacidades locales implica fortalecer el trabajo de articulación interinstitucional e intergubernamental, así como también, la formación de recursos humanos y la infraestructura. Para ello, en Chaco, estamos en vías de creación de una Agencia de Innovación, Ciencia y Tecnología, siguiendo el modelo de Nación, que nos permita mejorar la vinculación de los sectores productivos con los sectores del conocimiento, impulsando proyectos con impacto”.