Arsat colabora en mejorar las comunicaciones de telefonía móvil en la Argentina


El presidente de ARSAT, Rodrigo de Loredo, anticipó que el próximo mes se iniciará el proceso licitatorio de los sitios que posee la empresa nacional de telecomunicaciones en todo el país para que las empresas de telefonía celular puedan instalar antenas y así mejorar el despliegue de las redes de 4G en la Argentina.

La empresa estatal licitará en una primera etapa un porcentaje de los 1400 sitios operativos que posee en todo el país destinados a la instalación de antenas por parte de los operadores de telefonía celular, tendientes a ampliar el alcance y mejorar la calidad del servicio de internet en los celulares.

De esta manera, el trabajo en conjunto entre el sector público y el privado impactará en una mejora en la infraestructura para la tecnología móvil, teniendo en cuenta que la Argentina entró en forma tardía a los servicios de 4G y, en consecuencia, se encuentra rezagada en esta materia.

Según ENACOM, a abril de 2017 la Argentina cuenta con 12.386 antenas 4G, aproximadamente una cada 3575 habitantes, y el 40% de ellas se encuentran en Buenos Aires.

Instalar mayor cantidad de antenas en la Argentina significará un avance superlativo ya que, al comparar los datos nacionales con los de otros países, surge que nuestro país presenta un déficit en materia de infraestructura de telecomunicaciones.

Por ejemplo, mientras que Tokio figura como la ciudad con mejor infraestructura (una antena cada 99 habitantes), San Pablo posee una cada 1947 y Buenos Aires tiene una antena cada 2624 habitantes.

En ese sentido, de Loredo explicó que “más antenas de telefonía móvil significa más nivel de señal y más duración de la batería de los móviles, un problema recurrente hoy en día para poder comunicarnos. Las antenas deben instalarse sobre torres de transmisión para ganar altura y brindar cobertura más amplia. Además, deben estar conectadas a una red de fibra óptica para garantizar alta velocidad de conexión”.

Los sitios que ARSAT licitará para la instalación de torres poseen grandes ventajas competitivas por contar con conexión eléctrica y acceso a la red de fibra óptica del Plan Federal de Internet, y por encontrarse ubicados tanto en las principales ciudades como en pequeñas localidades del país.

“De esta manera, los operadores de telefonía celular no solo podrán mejorar el servicio de internet móvil en las ciudades, sino también brindar un servicio de calidad en aquellas localidades alejadas de los grandes centros urbanos donde, por la lógica del mercado, no suelen hacer inversiones”, señaló de Loredo.

“Nuestro país necesita un aumento exponencial del desarrollo de la conectividad 4G. El 4G mejora la experiencia de uso de los dispositivos móviles a partir de las transmisión de datos, voz y video a una alta velocidad. La velocidad de las redes 4G supera hasta en diez veces a su antecesor, el 3G” manifestó de Loredo.

Agregó que “para que el servicio de telefonía móvil funcione correctamente se necesita la suficiente cantidad de antenas que soporten el tráfico que se produce en ellas; es decir, mientras más antenas, mejor es el servicio de internet móvil y mayor cantidad de personas pueden acceder al mismo”.

“Para resolver el déficit que nuestro país presenta debemos construir lazos entre el sector público y el sector privado. A partir de las inversiones que realicemos en conjunto, los argentinos accederán a un servicio de telefonía móvil de calidad que potenciará el desarrollo productivo en todo el país para insertarnos en el mundo de hoy, y será un aporte más para eliminar la brecha digital” concluyó de Loredo.