Presidencia de la Nación

Argentina celebra el Bicentenario de la Independencia de Brasil en Bahía.

La fecha cumple 200 años este domingo y se celebrará en Buenos Aires con una fiesta popular bahiana llena de significados.


La celebración comenzará a las 10h30 con un acto ecuménico dirigido por el Babalorixá Pedro de Mayorca del centro Ile Ase Osun Doyo y el Padre Paco Oliveira del Grupo de Sacerdotes en Opción por los Pobres. El sentido de la celebración apunta a reivindicar la dignidad y la liberación política, económica y cultural del pueblo brasileño, empezando por los más pobres, por sus pueblos originarios, y particularmente por los pueblos de África que vinieron esclavizados.

El cierre del acto contará con el lavado de las escaleras de la Casa Patria Grande rindiendo homenajes al Lavado de Bonfim. El lavado de las escaleras es un acto simbólico llamando la atención para la necesidad de que nuestros pueblos de la Patria Grande, y nuestras instituciones, incluidos nuestros credos e iglesias, y gobiernos, sean purificados, limpiados de toda hipocresía, de toda opresión y de todos los victimarios, con el agua perfumada de las sabidurías ancestrales y de las manos más sencillas, pobres y creativas de nuestros pueblos.

Tras la finalización del acto ecuménico, los invitados podrán disfrutar de una feria gastronómica con comidas brasileñas y platos de la cocina bahiana en el menú a cargo de Brasil Natural, A Turma da Baiana y Me leva Que Eu Vou. También habrá un festival cultural en honor a la música baiana con presentación de capoeira Grupo Oriaxé y la participación de las cantantes Shirlene Oliveira, Lizza Dias, Marisa Nascimento y el Multibloco Bahiano.

200 años de la Independencia de Brasil en Bahía
Domingo, 2 de julio a las 10h30
Casa Patria Grande Presidente Néstor Kirchner. Carlos Pellegrini, 1285.

"Com tiranos não combinam
Brasileiros, brasileiros corações"

En la madrugada del 2 de julio de 1823, la ciudad de Salvador amaneció casi desierta: el ejército portugués había abandonado definitivamente la provincia de Bahía. Dicen que el día amaneció hermoso, sin las lluvias de junio. ¡El sol brillaba!
Los bahianos conocen esta fecha como la Independencia de Bahía de Brasil, que celebra la victoria de los brasileños en la guerra en la entonces provincia de Bahía durante más de 17 meses (de febrero de 1822 a julio de 1823) contra las tropas portuguesas. Con la victoria del Ejército y la Marina brasileños en Bahía, se consolidó la separación política de Brasil de Portugal.
Así, con base en los estudios de Luís Henrique Dias Tavares, historiador, profesor emérito de la Universidad Federal de Bahía (UFBA), el 07 de septiembre de 1822 es una fecha simbólica, no siendo la fecha real de la independencia de Brasil, incluso porque una gran parte del país (región Nordeste) aún no era independiente. El hecho es que tal vez nunca se han parado a imaginar lo que ocurrió en la guerra de independencia de la región Nordeste, con características muy diferentes de la forma en que Brasil se separó de Portugal. El 2 de julio ha permanecido en la reverencia patriótica de los bahianos que, desde entonces, han establecido la tradición de conmemorar anualmente con la repetición de la entrada del Ejército Pacificador en la ciudad de Salvador.

El Lavado de Bonfim

Tradición mantenida durante más de dos siglos, el Lavado de Bonfim está marcado por la fuerte presencia del sincretismo religioso entre el catolicismo y el candomblé. Los devotos del Senhor Bom Jesus do Bonfim y de Oxalá se reúnen para celebrar, rendir homenaje y pagar promesas en la procesión hacia la Colina Sagrada.

El culto a Nosso Senhor do Bonfim comenzó en 1745, cuando la imagen del santo fue traída por el capitán portugués Teodósio Rodrigues de Farias, cumpliendo una promesa que hizo tras sobrevivir a una fuerte tormenta.
La tradición de lavar las escaleras de la iglesia también procede de esta época, cuando los esclavos eran obligados a lavar las escaleras del templo antes de la fiesta. Los negros comenzaron entonces a venerar a Oxalá, el padre de todos los orixás. Además del contexto religioso, el Lavatorio de Bonfim también se caracteriza por la gran fiesta que acompaña y rodea el camino de la fe. El Lavagem do Bonfim es la principal celebración de Salvador de Bahía. Es el único encuentro que tienen las dos religiones más veneradas de la ciudad y de Brasil, el candomblé y el catolicisimo. El Senhor do Bonfim pertenece a ambas, y en el candomblé (de origen afro-brasileño) se lo vincula con Oxalá, padre de todos los orixás el cual recibe el color blanco.

Scroll hacia arriba