Antonio Alice: El artista plástico de las glorias y las bellezas de la Patria

En el 6º piso del Palacio de Hacienda, en el Hall de salida de los ascensores se encuentra una obra emblemática, una de las tantas que hay en el Ministerio y que siempre llama la atención de los distintos funcionarios de las diversas gestiones.


Una obra de grandes dimensiones que describe su magnitud y permanece en las retinas de nuestros ojos. “Riquezas argentinas” de 232 cm x 355 cm es del año 1939 y lleva la autoría del artista plástico Antonio Alice, el pintor que en su tiempo manifestó “que los artistas deben contribuir a que los pueblos conozcan su historia sobre nuestra patria”


“Riquezas Argentinas” de Antonio Alice

“Riquezas argentinas” es un óleo sobre tela, en donde la imagen solemne de la Patria está representada por la imagen de una mujer, con pluma y libro en su mano derecha y rodeada por la pureza de la prosperidad, y el futuro de los personajes que se observan en su derredor. Una imagen que representa el inicio de la Patria con la producción y el paisaje por desandar.


Conservadores-Restauradores trabajando sobre la obra de Antonio Alice

Antonio Alice, nació en Buenos Aires el 23 de febrero de 1886, estudió en el taller del decoroso Bonifanti. En 1904 obtiene el Premio “Roma” que consiste en una beca e ingresa a la Real Academia “Albertina de Turín”, bajo la dirección de los maestros Grosso, Tavernier y Gilardi, obteniendo en 1905 la Medalla de Oro concedida por esa Academia. Los cuatro años de pensionado contribuyen poderosamente a su desenvolvimiento artístico y su técnica depurada. Su disciplina evidente lo coloca frente a un porvenir promisorio. Deja la Pinacoteca de la Academia, su último lienzo laureado “Epílogo”, y se instala en el modesto taller en la Vía Giulia.


Tareas de limpieza sobre “Riquezas Argentinas” de Antonio Alice

De esa época es su cuarto fresco e intencionado “Confesión”, que expuso en el Salón de Artists Francais. Obtuvo la Medalla de Oro fuera del concurso en 1904. No obstante, se hace presente en el Salón del Centenario, en el Concurso de cuadros históricos con el gran lienzo “La muerte de Güemes”, premiada con medalla de Oro (1910).