Memoria colectiva de los cuidados

Accedé a la muestra fotográfica que realizamos junto al Archivo General de la Nación y conocé el recorrido histórico de las tareas de cuidado.


Junto al Archivo General de la Nación, presentamos un recorrido histórico que rastrea las huellas materiales de lo que hoy llamamos “tareas de cuidado”. Recupera fragmentos del paisaje sociocultural argentino durante las primeras décadas del siglo XX, que ilustran los cuerpos y los modos en que se ha sostenido esa carga en distintos ámbitos.

Las tareas de cuidado son todas aquellas actividades que realizamos en el día a día para el desarrollo de la vida cotidiana. Si bien la necesidad de cuidado se puede volver más intensa en algún momento particular de nuestro curso de vida (recién nacidxs, niñxs, personas mayores que requieren apoyos), debido a características personales que se topan con barreras del entorno (personas con discapacidad que requieran apoyos) o por alguna situación especial (enfermedad), lo cierto es que tienen carácter universal y afectan a todas, todes y todos.

Estas actividades tan necesarias para el sostenimiento de la vida han sido invisibilizadas y desvalorizadas como parte de la desigual división sexual del trabajo en nuestra sociedad, que ubicó a los varones en la esfera productiva y pública y a las mujeres y LGBTI+ en la órbita de lo reproductivo y del cuidado. En la actualidad, los roles y responsabilidades se siguen organizando de manera binaria.

¡Te invitamos a recorrer esta muestra fotográfica!




(Sin fecha) - “Educación práctica para las mujeres. Se enseña a cocinar en el Centro de Ciencias Domésticas para mujeres en Victoria, pero no hay ninguna escuela secundaria femenina en todo el territorio”.



1948 - “Cocinar es otro grave problema. Las amas de casa se desesperan diariamente cuando tienen que cocinar. Y no es para menos, dado el costo enorme de todos los artículos. En las verdulerías y carnicerías se especula con los alimentos esenciales y todo obliga a extremar la fiscalización en esos negocios”.



(Sin fecha) - “Población autóctona de Salta”.


Cabe preguntarnos, entonces, ¿existe realmente algún atributo diferencial que hace a las mujeres y LGBTI+ más capaces para cuidar, atender, limpiar, ordenar, cocinar, planchar, barrer, coser, asistir o acompañar? ¿O, por el contrario, tiene que ver con mandatos culturales que presuponen que naturalmente deben asumir estos roles y tareas? ¿Cómo influyeron esas concepciones en las formas en las que las sociedades han organizado y distribuido los cuidados?



(Sin fecha) - “Salta, Diego de Almagros: Una familia de indios”.



1920 - “Una carpa del campamento gitano en Ciudadela”.


Los registros históricos que aquí se proponen dan cuenta de una memoria colectiva que recupera los modos en que las mujeres asumieron los trabajos domésticos y de cuidado para garantizar la reproducción y sostenibilidad de la vida. Este punto de partida nos permite identificar, en la construcción de “lo femenino”, numerosos estereotipos que consolidan el rol de cuidadoras y que han generado grandes desigualdades de género, sociales y económicas, pero que a la vez nos convocan a pensar otras formas para lograr su redistribución de un modo más justo e igualitario.



(Sin fecha) - “Escena típica de Tucumán”.



1929 - “La enfermera”.



(Sin fecha) - “Enfermeras”.



1942 - “Lavanderas a orillas del Río Paraná, Santa Fe”.


A principios del siglo XX, encontramos en nuestro país diferentes experiencias que exigían espacios de cuidados para niñxs (guarderías) en los espacios de trabajo, propuestas de colectivización del cuidado, lavanderías públicas, entre otras. Algunas de estas demandas se tradujeron en derechos a través de la sanción de distintas leyes y se inscribieron en un contexto más amplio referido a los primeros avances en la organización sindical y la conquista de derechos por parte de las clases trabajadoras, al calor de los reclamos impulsados, mayoritariamente, desde el anarquismo y el socialismo -en el marco de importantes oleadas migratorias provenientes de Europa- y luego retomados y ampliados durante el peronismo.



(Sin fecha) - “Lavandera de un poblado”.



1919 - “Las modistas en huelga”.



1907 - “Huelga de conventillos por aumento de precio de las piezas”.


Un lugar relevante lo ocupan lxs trabajadorxs de casas particulares, que comenzaron a organizarse sindicalmente y a visibilizar en la agenda pública las fuertes diferencias entre el servicio doméstico y el resto de los trabajos, que lxs excluían de la mayoría de los beneficios legales y de la seguridad social.



(Sin fecha) - “Amas de casa”.



1949 - Inauguración del Edificio Hogar de la Empleada, de la Fundación de Ayuda Social Eva Duarde de Perón.


Por otra parte, la construcción histórica del ideal de la maternidad como un valor en sí mismo, fortalecido a través de diferentes políticas estatales, ubicaba a las madres en el rol de “cuidadoras naturales”. Asimismo, estas mujeres trabajadoras, obreras, rurales, textiles y de casas particulares de los años 30 y 40, también se ocupaban de realizar las tareas domésticas y de cuidado de sus hijxs, adultxs mayores y personas con discapacidad con necesidades particulares. De este modo, asumían lo que lxs académicxs feministas llaman “doble jornada laboral”, es decir, el trabajo remunerado y el trabajo no remunerado dentro del hogar. En este sentido, otro interrogante que sugieren las imágenes compiladas es en torno a la noción de derecho. ¿Podemos pensar el cuidado como un derecho del que todxs somos titulares? ¿Es posible reorganizar el escenario social de los cuidados para que puedan ser brindados por cualquier persona y, a la vez, recibirlos en condiciones de igualdad y protección social?



(Sin fecha) - “Instituto de Maternidad. Refugio maternal. Escuela de madres.
Clases prácticas sobre quehaceres domésticos (cocina, lavado, planchado)”.



(Sin fecha) - “Afiche que figuraba en los muros del Instituto de Maternidad, Sociedad de Beneficencia Capital Federal”.



1936, Santiago del Estero - “Una merienda de madres y lactantes en la Cantina Maternal”.


En este recorrido también observamos que el cuidado ha sido un campo de intervención pública, asumiendo distintas miradas y perspectivas. Inicialmente, fue ejercido por instituciones católicas y sociedades de beneficencia, en las que religiosas y mujeres de clase alta se dedicaban al amparo de huérfanxs, enfermxs y adultxs mayores, con un fuerte enfoque de disciplinamiento y control social.



1939, Asilo Vicenta Castro Cambón Morón - “Clase de lectura donde se les enseña a escribir y leer. Tanto la profesora como las alumnas son ciegas”.



1922, Patronato español - “Las religiosas, por sus tiernos cuidados, merecen el hermoso nombre de madres”.



1936 - “En la casa de señoras ancianas que sostiene la sociedad Damas de la misericordia. Las más viejecitas reunidas a la hora de la merienda”.



1959 - “En el comedor del Hogar de Ancianos Gobernador Viamonte, sus internados almuerzan. Hoy lo hicieron con un menú especial, celebrando los 200 años de esta obra, que es un trozo grande de la historia misma del solar nacional.”



1912, Mar del Plata - “Asilo Saturnino Unzué”


Con la llegada del peronismo, se produce un cambio de paradigma y el cuidado pasa a ser un aspecto central de la intervención estatal, principalmente, con la extensa obra de justicia social que llevó adelante la Fundación Eva Perón, en el marco de la configuración de un Estado social presente, que fue dejando atrás la atención social desde la caridad para hacerlo desde un enfoque de derechos.
Es decir, que si bien el cuidado no estaba puesto en la agenda pública tal como lo pensamos y denominamos hoy en día, formaba parte del universo social en tanto necesidad humana fundamental.



1953 - “Reparto de ajuares de la Fundación Eva Perón en policlínicas.”



1949 - “Plaza pública”.


En la actualidad, el Estado Nacional asume un rol central en la promoción y regulación de los cuidados en la sociedad, busca transformar las desigualdades de género, étnicas y de clase que aún persisten y apunta a garantizar el acceso a los cuidados en clave igualitaria.
No queremos dejar de señalar que en este recorrido advertimos la ausencia de registro fotográfico de personas LGBTI+ en situaciones de cuidado. Como sucede con todos los documentos históricos, al ver un conjunto de fotografías es necesario pensar y analizar qué muestran pero también qué dejan por fuera, qué silencian. Más allá de las cuestiones técnicas y metodológicas vinculadas al archivo de material histórico, esta ausencia da cuenta de la invisibilización y la estigmatización al colectivo en pos de la pretendida heteronormatividad de los lazos y vínculos.

De esta forma, el desafío que tenemos por delante es repensar las tareas de cuidado y reconocerlas como una necesidad, un trabajo y un derecho. Esto significa que el cuidado es una necesidad humana fundamental; un trabajo en tanto requiere esfuerzo, tiempo y capacidades; y un derecho ya que otorga a las personas la posibilidad de elegir a quiénes cuidar y cómo cuidar, al mismo tiempo que garantiza el acceso a los mismos.

Esta muestra nos invita a reconstruir las memorias visibles de los cuidados en Argentina durante la primera parte del siglo XX en distintos contextos y geografías, mostrando la organización que adoptaron y, especialmente, identificando a quienes los sostuvieron con trabajo, esfuerzo, tiempo y dedicación. Se trata de una primera compilación en clave histórica que seguiremos ampliando y nutriendo a lo largo del tiempo.


(+) Las referencias que acompañan las fotografías son citas textuales de archivo.


Descargá la muestra completa acá