Estrategias de negocio traducidas en diseño


Foldesign® es una consultora estratégica especializada en Diseño Industrial, a través de la cual su creador Guillermo Folgado, ayuda a las organizaciones a traducir su posicionamiento en objetos tangibles, competitivos y valiosos.
Este diseñador oriundo de la zona oeste de la Provincia de Buenos Aires, crea en 1996 su marca que sintetiza pertenencia (FOL) y razón de ser (DESIGN).
En su logo aparece la cruz del sur que refuerza su carácter de orientador, y al mismo tiempo hace referencia a su localización.

“El ser humano necesita creer en algo, y construir una marca implica construir la credibilidad a través de acciones intangibles (servicios) y/o tangibles (productos). Aquí es donde se torna estratégico el diseño y donde Foldesign, ayuda a no hacer agua en el intento”, asevera a la hora de explicar su misión.
En cuanto a su trabajo cotidiano, señala: “Mi motivación hoy tiene dos aristas, soy consultor y también desarrollé una marca de diseño de autor. Esto me permite poder transitar ambos mundos”.

“Trabajar traduciendo las estrategias de negocio en diseño de producto implica comprender que estos diseños son susceptibles de ser copiados o imitados, la protección es un tema mandatorio, aunque como consultor, no tengo la última palabra”, nos manifiesta.
Añade que no sucede así en los productos que desarrollo para su firma, para los que la propiedad industrial está intrínseca dentro de los planes de negocio de cada nuevo desarrollo.

Creatividad e imaginación se traducen a un diseño y no muchos tienen la originalidad, habilidad y tiempo para hacerlo. Folgado añade que, “el costo de la creatividad para el diseño de productos es muy bajo en relación a los beneficios potenciales del monopolio de explotación que otorga la protección legal durante determinado tiempo, sea para recuperar inversiones y/o ganar dinero”.

El monopolio de valor que le otorga el Registro al Titular es estratégico. En este sentido, asegura: “Da tiempo para recuperar inversiones y obtener beneficios, cuidando la estrategia de identidad de marca traducida a productos, mientras se desarrolla el negocio”.
"La importancia de los Registros brinda un monopolio temporal para explotar diseños mientras se van creando otros”, indicó. Cabe destacar que los Modelos y Diseños Industriales tienen una vigencia total de 15 (quince) años. Ese tiempo que señala está repartido en tres períodos de cinco años cada uno. El titular debe solicitar las dos renovaciones siguientes al período originario de protección. Luego, las renovaciones deben ser solicitadas dentro de los 6 (seis) meses anteriores a la fecha de vencimiento.
Folgado, defensor de sus derechos, en su larga trayectoria, tuvo que usar en varias ocasiones, sus títulos de diseño como escudo de batalla para que se le respete su autoría.

“Hay que esforzarse por entender la legislación de propiedad industrial e intelectual, como herramientas de gestión de activos intangibles, como es el diseño de producto. Esta protección es muy importante como para dejarla en manos de un abogado, sin saber de qué se trata. Hay que involucrarse”, aconsejó a los nuevos emprendedores y diseñadores.

En 2014, cuando se lanzó la normativa de que cualquier persona en el país con CUIT, CUIL o CDI, pueda hacer el registro de Modelos y/o Diseños industriales en forma virtual, sin necesidad de venir a Buenos Aires, disertó como invitado para contar su experiencia.
Guillermo Folgado: Diseñador Industrial (FADU-UBA), Design & Project Manager (FADU-UBA/Politécnico de Milán.