Presidencia de la Nación

Esteros del Iberá


Lagunas, esteros y bañados mezclan sus aguas en estas 3.793.000 hectáreas de poca profundidad, testimonio del paso del río Paraná hace unos 8 mil años. Se trata de uno de los reservorios de agua dulce más grandes del mundo.

Una porción de los 1500 mm de lluvia anuales que recibe regresa al cielo o fluye hacia el Paraná medio a través del río Corriente, único desagüe del sistema.

Con una flora abigarrada, la fauna no se queda atrás, incluyendo a especies en peligro como el ciervo de los pantanos.

Áreas protegidas nacionales que conservan una muestra de esta ecorregión:
Scroll hacia arriba