Misiones Satelitales


CONAE desarrolla misiones satelitales propias de acuerdo a los requerimientos de datos e información que la comunidad de usuarios identifica en cada periodo. Por lo tanto realiza el diseño, la construcción, la calibración, integración y ensayos, así como la puesta en órbita de satélites, a través de terceros o con lanzadores propios.

A su vez, y con el objetivo de realzar las capacidades de las misiones, se los integra con las de otras Agencias Espaciales conformando constelaciones de satélites que operan conjuntamente para mejorar la calidad, cantidad y tipo de información, aumentando notablemente el abanico de posibilidades del conjunto.

CONAE ha llevado a cabo hasta el momento 4 misiones satelitales, la denominada serie SAC con instrumentos en el rango óptico, proyectos de cooperación conjuntos CONAE-NASA, con la participación de otras agencias espaciales. Han cumplido su misión los satélites SAC-A (Misión tecnológica), SAC-C y SAC-D/Aquarius (Observación de la Tierra). El SAC-B (Astrofísica) no cumplió su misión debido a falla en la separación del satélite.

Dentro de esta línea se encuentra en desarrollo la misión SABIA-Mar, dedicada esencialmente a la productividad marina, costas y estuarios, cuyo satélite constará con instrumentos argentinos en el rango óptico y térmico.

Se trabaja también en la serie SAOCOM con instrumentos argentinos en el rango de microondas activo. El primer satélite de la serie, el SAOCOM 1A, está próximo a ser lanzado al espacio y el segundo satélite, el SAOCOM 1B, está en construcción. Ambos formarán parte del Sistema Italo-Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias denominado SIASGE, junto con satélites italianos, COSMO-SkyMed, provistos por la ASI, con uso compartido de los datos.

Una línea de trabajo fundamental es el desarrollo de la Arquitectura Segmentada, una nueva forma de integración para conformar una misión satelital a través de un programa para el desarrollo tecnológico de una nueva generación de plataformas satelitales e instrumentos, en conjunto con el desarrollo de lanzadores, con el objetivo de responder con mayor rapidez las demandas de los usuarios, donde las funciones típicas de los instrumentos satelitales están distribuidas en plataformas o “segmentos” que vuelan en formación.

Dentro de esta nueva estructura se encuentra planificada la serie SARE, satélites livianos con diferentes tipos de instrumentación en función de los requerimientos de los usuarios.