Cambio climático: un compromiso frente a la crisis global


¿Qué es el cambio climático?

Desde los últimos años del siglo XIX, la temperatura media global ha aumentado aproximadamente 1 ºC por encima de los niveles preindustriales. Este aumento está vinculado a la creciente generación de gases de efecto invernadero, producto de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles, la deforestación y algunos métodos de producción agropecuaria, entre otras.


El 12 de diciembre de 2015, en la COP 21 de París, las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) lograron un pacto histórico. Mediante el Acuerdo de París, con el objeto de reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza, cada nación se comprometió a intensificar las acciones destinadas a limitar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y a promover la resiliencia al clima. En un marco de responsabilidades comunes pero diferenciadas, cada país que integra la CMNUCC define, en base a sus circunstancias nacionales, sus propias metas y esfuerzos para cumplir con el objetivo, y los comunica a través de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés).

La contribución argentina

En diciembre de 2020, Argentina presentó su segunda NDC. En ella, nuestro país actualizó su compromiso con la limitación de emisiones de gases de efecto invernadero, presentando una meta de mitigación más ambiciosa que la de la anterior contribución, de 2016. La nueva meta nacional de mitigación es absoluta, incondicional y aplicable a todos los sectores de la economía. A través de ella, el país se compromete a no exceder la emisión neta de 359 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCOe2) en el año 2030, lo que equivale a una disminución total del 19 % de las emisiones, en comparación con el máximo histórico de emisiones alcanzado en el año 2007, y una reducción del 26 % respecto de la NDC anterior.


Además de aumentar la ambición en materia de mitigación, la nueva NDC incorpora una meta de adaptación, en conformidad con el artículo 7.1 del Acuerdo de París, para lograr, hacia 2030. disminuir las vulnerabilidades territoriales, socioeconómicas y ambientales y fortalecer la resiliencia de los diferentes sectores. A través de medidas de concientización y construcción de capacidades, el país procurará que su población se encuentre preparada para responder al desafío urgente de adaptarse a los impactos del cambio climático. La NDC señala, además, la necesidad de contar con los medios de implementación suficientes para hacer frente al desafío del cambio climático, en línea con su compromiso de promover un desarrollo integral y sostenible en el marco de una transición justa.

En la elaboración de la NDC, tanto la articulación intra e interinstitucional como la participación pública fueron ejes centrales. De este modo, la totalidad del diseño y la revisión fue coordinada por el Gabinete Nacional de Cambio Climático, en un proceso colaborativo y participativo en el que trabajaron de manera conjunta y articulada todas las carteras de la Administración Pública Nacional, todas las jurisdicciones provinciales y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a través del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), y todos los actores interesados de los sectores público y privado, incluyendo a organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, cámaras empresariales, instituciones académicas y centros de investigación, comunidades indígenas, partidos políticos y organizaciones de jóvenes, entre otros.

Accedé al documento completo de la Segunda Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) - Argentina

Leé más

¿Qué es el cambio climático?

¿Cómo impacta el cambio climático en Argentina?

¿Qué es la neutralidad de carbono?