El camino hacia tu próximo empleo


Indice


Definí tu perfil

Para identificar qué tipo de trabajo querés buscar, es importante que reconozcas tus intereses, habilidades y experiencias.
Estas preguntas te pueden servir de ayuda:

  • ¿Para qué soy bueno y para qué no?
  • ¿Qué actividades me resultan fáciles y cuáles me cuestan más?
  • ¿Qué conocimientos y/o habilidades tengo?
  • ¿Dónde los aprendí?
  • ¿Qué estoy estudiando?
  • ¿Cuál es mi experiencia?
  • ¿Qué ventajas puedo ofrecerle a un empleador?
  • ¿Qué me gusta hacer?
  • ¿Qué no me gusta hacer?
Todos sabemos hacer algo

Cada persona tiene saberes, destrezas y habilidades que fue tomando de diversos ámbitos. Valorá tus experiencias en la escuela, en un taller de formación, en un negocio familiar o en un voluntariado.

VOLVER AL INDICE


Armá tu curriculum vitae

El currículum vitae o CV es tu herramienta de presentación. Tiene que ser claro, convincente y despertar el interés de quien lo lee. La información que incluyas es clave para dar a conocer tus aptitudes, experiencias, cualidades e intereses.
Para armarlo es necesario que incluyas estas secciones:

Datos personales:

  • Nombre y apellido.
  • Número de documento.
  • Fecha de nacimiento.
  • Estado civil.
  • Nacionalidad.
  • Información de contacto: dirección, teléfono y correo electrónico.

* También podés sumar una foto, pero no es obligatorio que lo hagas.

Experiencia laboral

Si estás buscando tu primer trabajo, para completar esta sección de tu CV tené en cuenta:

  • Pasantías, becas u otras formas que combinan los estudios con el trabajo.
  • Prácticas remuneradas.
  • Trabajos voluntarios en el barrio, parroquia, club u otra institución.
  • Colaboraciones en comercios o trabajos para familiares, conocidos o vecinos.

Si tenés experiencia laboral, detallá tus empleos anteriores. Es importante que sobre cada uno de ellos indiques:

  • Nombre y rubro de la empresa o del empleador.
  • Puesto ocupado.
  • Año de ingreso y egreso.
  • Breve punteo de las tareas desempeñadas.

Formación académica
Mencioná tus estudios, tanto los que están en curso como los que hayas terminado. Acordate de incluir la siguiente información:

  • Título obtenido o estudios en curso.
  • Nombre de la institución educativa.
  • Año de graduación o último año de cursada.

Formación complementaria
También podés hacer referencia a otros cursos realizados, independientemente de los estudios académicos, que puedan resultar de interés para el puesto. Detallá:

  • Nombre del curso.
  • Institución donde lo hiciste.
  • Año de cursada.
  • Estado: en curso, finalizado, abandonado.

Idiomas / Informática
En estas dos secciones simplemente tenés que mencionar el idioma o programa que manejes y el nivel de conocimiento (básico, intermedio o avanzado).

Intereses personales
Esta sección es opcional y sirve para indicar intereses personales y actividades recreativas.
En un puesto donde se requiera buen estado físico, puede ser útil aclarar que practicás algún deporte, por ejemplo. Pero no tiene ningún sentido informar que te gustan los videojuegos o escuchar música.

Modelos de currículum

Hay dos formatos que son los más utilizados para elaborar un CV y se diferencian en la manera de organizar la información:

1 - Cronológico: los datos se ordenan de manera temporal. Primero va lo más actual, para
que quien los lea pueda ver rápidamente tu trayectoria y tu progreso. Este es el formato que
más se usa.

¿Cuándo utilizarlo?

Cuando tu experiencia laboral reciente sea similar a la del puesto de trabajo al que te estás presentando.
Si tu experiencia laboral fue llevándote a ocupar puestos cada vez más calificados y con mayor responsabilidad y querés destacar este crecimiento.

Descargá este ejemplo de currículum cronológico y editalo.

2 - Funcional: se pone foco y se agrupa la información en los conocimientos adquiridos, funciones, tareas desempeñadas y no tanto en la experiencia laboral reciente.

¿Cuándo utilizarlo?

  • Cuando quieras destacar las habilidades y experiencias en un área determinada.
  • Cuando tengas “baches” laborales por haber estado mucho tiempo sin trabajar.

Descargá este ejemplo de currículum funcional y editalo.

Evitá estos errores:

  • Abundancia de datos secundarios: por ejemplo, los datos personales de tu núcleo familiar.
  • Imprecisiones en la información: poner “varios cursos de actualización”, sin especificar detalles.
  • Uso innecesario de términos extranjeros, cuando existen palabras equivalentes en castellano.
  • Usar una foto grande e informal: debe ser tamaño carnet y formal.
  • Usar direcciones de correo electrónico con seudónimos: tiene que tener tu nombre y/o tu apellido. Si no es así, es mejor que te hagas uno nuevo.
  • Extenderse más de dos carillas: el CV tiene que ser corto y concreto.

VOLVER AL INDICE


Diseñá una estrategia de búsqueda

Una vez que tengas armado tu currículum, podés empezar con tu búsqueda laboral. Para hacerlo es importante que sepas qué tipo de trabajo te gustaría conseguir.

Tu objetivo profesional tiene que responder a lo siguiente:

  • ¿Qué quiero hacer profesionalmente?
    Intereses, motivaciones, tipo de empresa, sector, condiciones, puesto, responsabilidades.

  • ¿Qué puedo aportar a la empresa o cliente?
    Actitudes, experiencia, conocimientos, aptitudes, formación, competencias.

Ejemplo de objetivo profesional:
“Formar parte de una empresa de retail, en la cual pueda desempeñarme como responsable de atención al cliente”.

Dónde buscar trabajo

Internet es el medio más utilizado para la búsqueda de empleo. Computrabajo, Bumeran y ZonaJobs son las páginas para buscar empleo más usadas. Muchos de estos sitios te permiten publicar tu currículum en línea para que los empleadores lo vean.

Mirá esta lista de consultoras y sitios para buscar empleo

LinkedIn es una de las principales redes sociales que utilizan los empleadores. Para armar un perfil, el sitio tiene indicaciones. Una vez que lo tengas, podés enviar invitaciones a tus amigos, familiares y también seguir empresas que sean de tu interés.

Tu actitud es clave: mantenete atento y contale a todos tus contactos que estás buscando trabajo. La oportunidad puede aparecer en cualquier momento.

VOLVER AL INDICE


Conocé el mercado laboral

El mundo del trabajo está cambiando y conocer las características del mercado laboral te va a permitir orientar mejor la búsqueda. Es importante que tengas en cuenta cuáles son los empleos que tienen más demanda, qué buscan los empleadores a la hora de contratar personal y para qué hay que estar preparado o ser competente.

El mundo del trabajo vive una etapa de grandes cambios caracterizada por:

  • Mayor participación de las mujeres.
  • Aparición de nuevas profesiones.
  • Incorporación masiva de nuevas tecnologías.
  • Presencia de un gran número de pequeñas y medianas empresas.
  • Alta rotación de la fuerza de trabajo (ya no hay “empleo para toda la vida”).
  • Nuevos requerimientos de calificaciones: habilidades para la comunicación, trabajo en equipo, facilidad de adaptación a los cambios, resolución de problemas, certificación de conocimientos y adecuación a cambios tecnológicos.
  • Necesidad de formación continua.

Distintos tipos de trabajo y formas de contratación

Trabajo en relación de dependencia: es cuando trabajás para un empleador (empresa, organización estatal, ONG, negocio, etc.), que puede contratarte a través de diversas modalidades. Por ejemplo, contrato a plazo fijo, contrato por plazo indeterminado o pasantía laboral.

Trabajo temporario: es cuando te contratan por un período de tiempo determinado. Por ejemplo, te inscribís en una agencia de personal eventual que se ocupa de conectarte con un empleador que necesite cubrir un puesto específico por un tiempo. Finalizado el período de trabajo, la agencia buscará vincularte con otro empleo acorde a tu perfil y expectativas.

Emprendedorismo: en el autoempleo o emprendedorismo vos organizás tu trabajo, hacés crecer tu proyecto y sos tu propio jefe.

Trabajo voluntario: en este caso no recibís un sueldo a cambio. Lo hacés para colaborar con una buena causa o para tener una experiencia de trabajo que te permite aprender.

VOLVER AL INDICE


Prepará la entrevista laboral

Si en las empresas donde dejaste tu CV les interesa tu perfil, van a llamarte para una entrevista. El objetivo es conocerte un poco más y evaluar tus conocimientos teóricos y prácticos. También sirve para ver cómo es tu actitud, tu modo de hablar y tu postura.

Tipos de entrevista

Pueden ser individuales, grupales, presenciales o telefónicas. La más tradicional y frecuente es la individual, en la que el entrevistador va a profundizar sobre ciertos aspectos de tu CV. Puede que te permitan hablar libremente o que te hagan preguntas preestablecidas sobre alguna cuestión en particular.

Cuando te llamen para una entrevista, consultá de qué empresa te están contactando, para qué puesto, en qué dirección se realizará el encuentro, en qué día y horario. Acordate de pedir el nombre y número de teléfono de algún referente.

Es importante prepararse para la entrevista y no improvisar:

  • Revisá que tu CV esté actualizado y correctamente confeccionado. Aunque ya lo tengan, podés llevarlo a la entrevista en un folio o en una carpeta.
  • Pensá en posibles preguntas que podrían surgir mientras te entrevistan, así te va a resultar más sencillo responder de manera adecuada.
  • Sé puntual. En caso de ocurrir algún imprevisto, llamá para comunicarlo.
  • Presentate limpio y prolijo. Te recomendamos mostrarte atento e interesado, utilizando lenguaje claro y evitando el lunfardo, malas palabras y muletillas.
  • Avisale a algún familiar y/o amigo que tenés una entrevista laboral. Es importante tomar precauciones para evitar potenciales situaciones de riesgo.

Llegó el momento

  • Antes de entrar, silenciá el celular. Prestá atención al entrevistador y sus formas para saludar e interactuar así tenés más claro cómo hablarle.
  • Concentrate en poder explicar y detallar de manera convincente cada uno de los puntos incluidos en tu CV. Posicionate como la persona indicada para cubrir el puesto.
  • Mostrá respeto y escuchá antes de responder. Tratá de que tus respuesta sean breves, concretas y positivas.
  • Si tenés la posibilidad de hacer preguntas, podés consultar acerca de las condiciones de contratación, cómo sigue el proceso y si te van a contactar por sí o por no.

Antes de empezar a trabajar

Si tu perfil les interesó es posible que te vuelvan a llamar para conocerte un poco más. En algunos casos pueden pedirte que hagas un test psicotécnico o psicológico. Son pruebas que tratan de precisar las principales características de tu carácter para deducir si vas a poder adaptarte a ese puesto de trabajo.
Cuando te enfrentes a estas pruebas lo mejor es que contestes las preguntas de una forma sincera y espontánea porque no suele haber respuestas buenas o malas.

Para algunos puestos de trabajo te pueden pedir hacer un examen preocupacional, que es un examen médico para controlar tu estado de salud y por lo general es el último paso antes de que comiences a trabajar.

Conocé más consejos para preparar una entrevista de trabajo.

Tu trabajo decente y de calidad

Una vez que conseguiste empleo, tené presente tus derechos como trabajador. El trabajo decente y de calidad implica de parte del empleador una serie de obligaciones a cumplir:

  • Recibo de sueldo.
  • Vacaciones.
  • Aguinaldo.
  • Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART).
  • Asignaciones familiares.
  • Jubilación y obra social.

Tus responsabilidades

Acordate de respetar los horarios y las normas. Hacé tu mayor esfuerzo para poder superarte día a día y crecer en tu trabajo. Es normal que en los primeros días no entiendas algunas cosas, pero no tengas miedo en preguntar. Tené en claro cuáles son tus responsabilidades y qué esperan de vos.

¡Acordate!

Todos sabemos hacer algo y la oportunidad puede aparecer en cualquier momento. Sólo tenés que estar preparado para encontrar el trabajo que estás buscando.

VOLVER AL INDICE


Descargas

Currículum vitae Cronológico (34.5 Kb)

  Descargar archivo

Currículum vitae Funcional (29.5 Kb)

  Descargar archivo