Características del sector y criterios para la formación de profesionales en casas particulares


El trabajo en casas particulares, el cuidado y acompañamiento de personas, y los servicios personales y sociales son una importante fuente de ocupación para muchas mujeres y, con frecuencia, la puerta de entrada al mercado de trabajo de las personas de menos recursos.


Actualmente hay una gran demanda de estos perfiles laborales debido a la crisis del modelo tradicional de cuidados, generada por:

  • La creciente participación de la mujer en la fuerza laboral en el nivel mundial.
  • Los cambios en la organización del trabajo y la intensificación de la jornada laboral.
  • Los cambios en la estructura familiar tradicional y el envejecimiento de la población.
  • La insuficiencia de las políticas de conciliación entre trabajo y familia.

A pesar de sus aportes a la sociedad, estos trabajos son subvalorados y se encuentran pobremente reglamentados. Se consideran “naturales” para las mujeres que los realizan, asumiendo que los aprenden en su familia de origen. Esto provoca que no se considere ni valore el proceso de adquisición de las competencias necesarias para su desempeño.

Sin embargo, los servicios en casas particulares y el cuidado de personas suponen el manejo de saberes técnicos específicos; implican el uso de tecnología adecuada, de competencias para la atención profesional de personas, habilidades para la comunicación interpersonal y competencias de gestión.

Resulta esencial impulsar los procesos de formación profesional y jerarquización de estos sectores de actividad, promoviendo el trabajo productivo y seguro, con respeto a los derechos laborales, ingresos adecuados y protección social, es decir, trabajo decente.

Para ello se promueve:

  • La equidad, especialmente, en cuestiones de género, alentando la participación de hombres y mujeres en todos los cursos. Ser hombre o mujer no resulta una condición determinante para ingresar a una formación o seleccionar un perfil ocupacional.
  • La construcción del proyecto ocupacional de los y las participantes, durante los cursos de formación profesional. Esto conduce a que puedan trazar una estrategia que, tomando en cuenta sus perfiles laborales y las características del contexto laboral, permita mejorar su situación en el mundo del trabajo o elegir nuevas caminos de formación mediante capacitación laboral y la finalización de los estudios primarios y secundarios. Para ello, el Área Formación con Equidad para el Trabajo Decente pone a disposición material didáctico y de apoyo. Se puede solicitar la organización de talleres de capacitación y transferencia de esta temática para docentes y equipos técnicos.
  • Vincular las acciones de formación con estrategias para finalizar los estudios formales primarios y secundarios. Es decir, el contacto con programas y políticas educativas municipales, provinciales, o nacionales que lo promueven. Se recomienda relevar la oferta local y consultar a esta Área para identificar otros posibles recursos. De esta manera, se alienta la búsqueda de vínculos con programas de certificación de estudios formales que fortalezcan la permanencia de los y las participantes en las acciones de formación y los convoque hacia nuevas metas.