La química nuestra de cada día


La utilización y manejo de sustancias químicas, como muchas otras tareas, tiene riesgos laborales asociados.

Para el caso particular de las sustancias habitualmente utilizadas en la industria y en la manufactura de productos hay algunas creencias, algunas muy difundidas, pero no todas ciertas en lo que respecta a su manejo, los cuidados a tener y su potencial peligrosidad. Veamos algunas:

Natural es mejor que sintético.
Que un componente o una sustancia sea “natural” no la exime de que pueda ser alergénica, tóxica, venenosa, cancerígena o presente otros impactos negativos posibles. Natural vs. Sintético no ha de ser una clasificación o línea divisoria que implique menor o mayor necesidad de cuidado.

**Todas las sustancias que se usan en la industria son muy tóxicas.
**La toxicidad es una característica de cada sustancia o compuesto; hay industrias o ramas de actividad en las que están habitualmente presentes sustancias muy tóxicas y otras actividades o tareas en las que se utilizan sustancias con baja o muy baja toxicidad.

**Hay sustancias que no producen daño alguno.
**El impacto negativo en la salud producido por algunos compuestos puede ser muy bajo, casi nulo, pero no hay sustancia alguna (natural o sintética) de la que se pueda decir que siempre y en cualquier caso será inocua para aquellos que estén expuestos. La toxicidad o el impacto negativo también está asociado a la dosis, a la vía de entrada al organismo y al estado de salud del trabajador al momento de la exposición, entre otros factores.

Dicho esto sepamos también que es posible disminuir el riesgo con metodología de trabajo, con información y capacitación, con monitoreo del ambiente de trabajo y con medidas de ingeniería que disminuyan las dosis o los tiempos de exposición a las sustancias.

Y también el monitoreo biológico y los análisis específicos permiten adelantarnos y ganarle a la aparición del daño ostensible, detectando condiciones anómalas aún en fase reversible y actuar para la preservación de la salud.

Una buena química es posible.