Hepatitis A

Qué es, cómo se transmite, síntomas, cómo se diagnostica y se trata, y cómo se previene la hepatitis A.


¿Qué es?

Es una enfermedad causada por un virus que afecta directamente al hígado.

¿Cómo se transmite?

Vía fecal - oral: por agua y alimentos contaminados con el virus de la hepatitis A.

Vía sexual: por sexo anal con penetración o sexo anal-oral (contacto boca-ano).

¿Cuáles son los síntomas?

  • Aparición repentina de náuseas, vómitos y falta de apetito.

  • Fiebre, malestar general y dolor abdominal y articular.

  • En los primeros días la orina puede tornarse oscura y las heces pálidas.

  • En las siguientes semanas puede presentarse color amarillo de la piel y mucosas (ictericia).

El período de incubación (tiempo entre el contagio y la aparición de los síntomas) es de 28 a 30 días.

En los niños menores de 7 años, la hepatitis A no provoca síntomas en un 70 a 80% de los casos.

En las personas adultas, el 25% de los casos no presenta síntomas.

¿Cómo se diagnostica?

Con un análisis específico de sangre que puede realizarse en cualquier hospital o centro de salud de todo el país.

¿Cómo se trata?

No hay un tratamiento específico para la hepatitis A. Se suele indicar reposo y no realizar actividades físicas en el transcurso de la infección.

Es importante evitar el consumo de alcohol y medicamentos que puedan ser tóxicos para el hígado.

Las formas graves de hepatitis pueden desencadenar fallas hepáticas fulminantes y requerir internación.

Si te diagnosticaron hepatitis A

Durante las dos semanas siguientes al inicio de los síntomas, es importante que sigas estas recomendaciones:

  • Desinfectar el baño con agua y lavandina después de cada uso.

  • Lavarse bien las manos, en especial después de usar el baño y antes de comer.

  • No preparar ni manipular alimentos para otras personas.

  • Lavar la ropa, elementos de uso personal y utensilios para comer, por separado del resto de la familia o convivientes.

  • Evitar mantener relaciones sexuales que impliquen contacto oral o manual con secreciones anales (sexo anal, oral-anal, manual-anal).

  • Utilizar preservativo en todas las relaciones sexuales.

  • Al usar juguetes sexuales: es importante lavarlos y desinfectarlos antes y después de su uso. Recordá colocarles un método de barrera como el preservativo.

No olvides realizar los controles de salud según indicación médica.

¿Cómo se previene?

Con la aplicación de una vacuna gratuita incluida en el Calendario Nacional de Vacunación.

La vacunación es esencial para:

  • Personas en situación de calle
  • Personas con VIH
  • Personas que practican sexo anal y oral-anal
  • Personas privadas de la libertad
  • Personas adultas mayores en geriátricos
  • Personas internadas por motivos de salud mental
  • Personas con enfermedad hepática crónica

Una dosis de la vacuna genera una alta tasa de protección (85%) después de los 14 días de ser aplicada.


La hepatitis A también se puede prevenir:

  • Manteniendo prácticas de higiene, como el lavado frecuente de manos con agua y jabón.
  • Utilizando lavandina concentrada al 1% para lavar todos los objetos que pudieran estar en contacto con materia fecal: baños, juguetes sexuales, etc.
  • Usando preservativo y otros métodos de barrera como campos de látex, guantes o dediles para todos los momentos de la relación sexual.