Cómo donar sangre

Recomendaciones para que tu donación sea segura y confortable.

gotita recordándote que donar sangre salva vidas

Pasos a seguir para donar sangre:

1

Antes de donar, informate

Si estás decidido a donar sangre tené en cuenta algunas consideraciones y requisitos para hacerlo.

  • Estar descansada/o, habiendo dormido por lo menos 6 horas.
  • Sentirte en buenas condiciones (no tener síntomas de malestar general, fiebre, resfrío o tos).
  • Debés desayunar o almorzar de forma habitual y tomar líquidos en abundancia (no alcohólicos).
  • Buscá el Centro de Donación más cercano y consultá el horario.

Recordá que NO tenés que ir en ayunas

2

Concurrí al Centro de Donación con tu DNI

  • Tené tu DNI a mano porque deberás presentarlo.
  • Información pre-donación: el personal del Centro te va a explicar las situaciones de riesgo, por las que no deberías donar, y los estudios que se le harán a tu sangre. En caso de tener dudas o estar en desacuerdo tenés derecho de auto excluirte y no donar.
  • Calificación clínica: el personal de salud te entrevistará para ver si estás en condiciones de donar. Toda la información que brindes es confidencial. Se verifica tu peso, temperatura, pulso y presión arterial, y se toman muestras de tu sangre para controlar que tus glóbulos rojos estén bien.

Tené en cuenta

Aunque no puedas donar sangre, siempre podés colaborar difundiendo entre tus amigos y familia la importancia de ser donantes voluntarios y habituales de sangre.

3

Extracción

  • La extracción dura entre 7 y 10 minutos.
  • Se realiza en un ambiente seguro y con material descartable.
  • Se extrae sólo una unidad de sangre (alrededor de 450 ml) y pequeñas muestras para posteriores análisis.
4

Después de donar:

  • Se te brindará un refrigerio, a fin de recuperar líquidos y azúcar. Es importante que lo tomes antes de irte del Centro de Donación.
  • Si no te sentís bien, avisá al personal del Centro y no abandones el lugar.
  • Te van a entregar un certificado de donación y un formulario de “Autoexclusión confidencial” para que expreses tu voluntad de eliminar la unidad de sangre que donaste si considerás que por alguna razón no es segura.
  • Durante las 6 horas siguientes:
    • No hagas esfuerzos ni cargues peso con el brazo para evitar hematomas.
    • No hagas cambios bruscos de posición, ya que podrías tener sensación de mareo.
      Si esto ocurre, acostate boca arriba y levantá ligeramente las piernas.
    • No tomes alcohol.
    • No fumes (sobre todo en las 2 primeras horas).
    • Bebé abundante líquido (agua, jugos, leche).
  • Si dentro de la semana posterior a donar sangre tenés algún malestar (fiebre, diarrea, vómitos, etc.) comunicate con el Centro de Donación e informales acerca de tus síntomas.

Autoexclusión confidencial

Si después de la extracción considerás, por alguna razón, que tu sangre no es segura, podrás autoexcluirte en forma confidencial completando el cupón que te entregarán para tal fin. El Centro no utilizará tu sangre pero, si detectara algo anormal en los estudios, te contactará para informarte.


La sangre donada siempre se estudia

La sangre que dona una persona nunca se transfunde directamente al paciente.

A cada donación se le realizan los siguientes estudios de laboratorio:

  • Clasificación de grupo y factor sanguíneo y anticuerpos.
  • Detección de ITT (Infecciones Transmisibles por Transfusión).
    Son obligatorias para nuestro país: Hepatitis B, Hepatitis C, VIH/Sida, Chagas, Sífilis, HTLV y Brucelosis.

Mediante estos estudios se asegura que la sangre sea apta para transfusión.

Período “ventana”

En el caso de las ITT existe un período variable entre el ingreso del agente infeccioso al organismo y la posibilidad de detectarlo mediante un estudio. Pero la infección igual puede ser transmitida al receptor. A este periodo se lo denomina “período ventana”.

Cada enfermedad tiene un período ventana diferente que puede variar entre algunos días hasta algunos meses.

Por eso, si sos donante de sangre, es importante que en la entrevista previa a la donación, informes al personal de salud cualquier situación de posible riesgo que hayas podido tener en relación a alguna de estas infecciones.

El Centro te debe informar:

  • Que tenés derecho a aclarar todas tus dudas y recibir información comprensible.
  • Las razones por las que no debés donar sangre, si ello supone un riesgo para tu salud o la del receptor.
  • La posibilidad de cambiar de opinión y retirarte sin donar.
  • La necesidad de avisar al Centro si, después de donar, recordás alguna información importante o iniciás un problema de salud.
  • Cuáles son los análisis obligatorios que se realizan a toda la sangre donada.
  • Que podés ser convocado al Centro para hacerte exámenes complementarios si tus estudios así lo requieren.