Desarrollo saludable


A esta edad tu hijo:

  • Ya puede caminar bien. Sin embargo, todavía no sabe reconocer los peligros. Por eso hay que mantenerlo lejos de estufas, ollas o pavas con líquidos calientes. También tienen que estar lejos de su alcance los fósforos, remedios, insecticidas y productos de limpieza.
  • Son frecuentes las rabietas y la resistencia a actividades cotidianas, como ponerse el pañal o comer a la hora adecuada. Esto es porque desea ser cada vez más autónomo.
  • Empieza también a mostrar una nueva emoción: la frustración. Se pone de mal humor cuando es incapaz de terminar una tarea, cuando no puede hacerse entender en su rudimentaria comunicación y cuando no se le permite hacer lo que desea. Un indicador muy importante del desarrollo es la aparición del "no". El uso voluntario de este gesto y de esta idea, que representa la negación o el rechazo, es algo muy importante. Muestra que está en proceso de reconocimiento del otro y que se está afirmando a sí mismo.
  • Le gusta jugar con las manos: cortar papeles con los dedos, amasar, dibujar con crayones gruesos haciendo garabatos. También le gusta jugar con recipientes plásticos, apilarlos, cantar canciones, contar cuentos.
  • En esta etapa es importante que vos u otro adulto lo ayude a realizar actividades que incluyan el uso del "no" para la incorporación de los límites.
  • Sigue enriqueciendo su lenguaje y una forma de ayudarlo en este proceso es hablarle, dialogar sobre cuestiones de todos los días, contarle historias, etc.
  • Es fundamental que le permitas hacer cosas por sí mismo, como vestirse solo o comer solo con la cuchara.
  • Es muy importante que vos y tu pareja le pongan límites claros, conteniendo sus enojos, reconociendo sus necesidades y preparando el espacio para que pueda manejarse con independencia.