Nuestra Huerta

Conocé todo lo necesario para cultivar tus alimentos en espacios reducidos.

Nosotros

Nuestra huerta es el nombre de la huerta urbana de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, y está ubicada en su sede central de Av. Paseo Colón 982, Ciudad de Buenos Aires.

Nuestra huerta es la cuna donde nacen los alimentos.

Es una “escuela de vida” abierta a toda la comunidad, donde se producen alimentos con manejo agroecológico.

El proyecto incluye capacitaciones internas, asesoría al jardín de Infantes de la cartera y la articulación de una red de más de 20 voluntarios a cargo del cuidado y el mantenimiento de los cultivos.

Junto con la Dirección de Gestión Ambiental, Nuestra huerta también lleva adelante la gestión responsable de residuos del Ministerio, fomentando la importancia del reciclado y no desperdicio de alimentos y el compostaje como recurso para ser una sociedad circular.

Responsable: Silvina Ferreyra.

Notas

Aprovechá las hojas del otoño

En esta época podes aprovechar las hojas que caen de los árboles para cuidar tu huerta.
Una mezcla de pasto y hojas es ideal para el armado del mantillo, una capa protectora para la tierra. El mantillo ayuda a que la tierra no se erosione, mantiene mejor la humedad, genera material orgánico y protege a los cultivos de las inclemencias climáticas.
Es muy simple de hacer, mezclá pasto y hojas secas picadas, arrojalo sobre la superficie sembrada y tu huerta esta lista para dar grandes frutos.

Trampa para insectos

Hay insectos que pueden dañar los cultivos. ¿Cómo combatirlos?
1. Forrá una madera de 10 x 20 cm con papel afiche amarillo
2. Cubrila con un folder transparente
3. Untá el folder con aceite usado y escondé la trampa entre los cultivos al atardecer. Por la mañana vas a encontrar pegados los insectos que habitan tu huerta.
4. Aplicá purines e infusiones agróecológicas para combatirlos.

Combatí caracoles y babosas con cerveza

Los caracoles y las babosas son uno de los principales enemigos de nuestra huerta. Una forma práctica de combatirlos es colocando pequeños recipientes con cerveza. Los insectos se ven sumamente atraídos por esta bebida y no salen de ella. De esta forma protegemos la huerta sin plaguicidas químicos.

Fertilizante natural express

Licuá una cáscara de huevo bien lavada con una cáscara de banana picada y 3 cucharadas de borra de café usado. Aplicá una fina capa sobre tus cultivos, cubrí con mantillo, regá y listo.

Palabras clave

Leca: son piedras que se utilizan dentro de las macetas, en el fondo y sus costados. Sirven para drenar el agua y evitar la concentración de calor.
Mantillo: Es una protección natural de la tierra a base de residuos orgánicos como lo pueden ser el paso y las hojas, entre otros.
Aporcar: Acercar tierra a los troncos de los cultivos.
Almácigos: pequeños contenedores para sembrar semillas pequeñas.
Carpir: romper los terrones de tierra.

¿Cómo combatir nemátodos?

Los nemátodos son gusanos invisibles al ojo humano, que pueden atacar una gran cantidad de hortalizas.
Para controlarlos, pique hojas de repollo, coliflor o brócoli (crucíferas )y disperse la preparación sobre el terreno 15 días antes de realizar la siembra.
1er paso: Cortar hojas de brócoli.
2do paso: Picar con tijera las hojas de brócoli.
3er paso: Dispersar sobre el terreno 15 días antes de sembrar.

Instructivo para armar tu huerta vertical

Son ideales para el cultivo en espacios reducidos.
1. Cortá los caños de desagüe a la medida deseada y realizales varios agujeros con una mecha de copa. La distancia mínima entre cada perforación debe ser de 25 cm o más de acuerdo con el tamaño que alcance el cultivo.
2. Luego, cortá las cintas de riego por goteo según la longitud del caño y pasalas por el interior del tubo. Cerrá uno de sus extremos y perforá las tapas ciegas (blancas) a fin de sacar un tramo de la cinta hacia afuera.
3. Incorporá el sustrato en el interior de los caños.
4. Comenzá a armar la estructura principal: ajustá los codos junto con los caños hasta lograr una estructura firme.
5. Uní los tramos de caño a la estructura principal y conectá las cintas de riego.
6. Fijá los caños a la pared con grampas Omega y asegurate de darle una leve inclinación hacia el centro para facilitar el drenaje del sustrato.
7. Rellená todos los conectores con sustrato liviano con cascarilla de arroz o turba.
8. Colocá la reducción del caño de 4 a 2” en el tramo inferior y ubicá la base en el cantero.
9. Sembrá los plantines. Si bien es posible realizar siembra directa, es más conveniente hacerlo a partir de trasplante.
Fuente: INTA

Preparación del suelo para la siembra

Debemos picar todas las malezas y restos de cultivos anteriores. Esta tarea se puede realizar en forma manual con la azada.
Airear y mullir
Podemos hacerlo con una pala de punta o la azada, de esta forma respetamos la biodiversidad que habita el suelo, ya que mantiene la estructura y la micro flora y fauna del mismo.
El suelo no debe estar muy seco ni muy húmedo.
La profundidad de preparación del suelo va a variar dependiendo del cultivo que se va a sembrar.
En el caso de las hortalizas, la profundidad promedio se encuentra entre 20 – 30 cm; siempre y cuando se cultive hortalizas de tamaño pequeño como lechugas, espinacas, etc.
Nivelar
Dejar la tierra llana para la siembra eliminando los terrones o conglomerados de tierra compactada.
La zona de cultivo debe quedar llana y la tierra con una textura suave y con el granulado de la tierra fino.
Fuente: INTA