Violencia Obstétrica: defendé tus derechos


La ley de Parto Respetado y la ley 25.929 te protegen de la violencia obstétrica. Conocé los derechos que toda mujer tiene durante el embarazo, el trabajo de parto, parto y postparto.

La Ley 25.929 de Parto Humanizado promueve y defiende los derechos de la madre y su bebé durante el proceso del nacimiento.

La violencia obstétrica afecta a la mujer y a su bebé durante el embarazo, el parto e incluso, el postparto. Se manifiesta mediante prácticas, conductas, acciones y omisiones, que el personal de salud ejerce de manera directa e indirecta, en el ámbito público y privado, sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres.

Constituye una de las tantas formas de violencia y discriminación que sufren a diario las mujeres y, quizás, una de las más naturalizadas, a tal punto que no siempre se la reconoce como tal.

Hablar de Violencia Obstétrica no sólo implica reconocer diversas situaciones de humillación, violencia y degradación que puede sufrir una mujer al momento de realizar una consulta o asistir a un parto. Supone también reclamar derechos que son contemplados tanto en la Ley de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, como así también, en la actual ley de Parto Respetado.

La Ley N° 25.929 de Parto Humanizado y su decreto reglamentario N° 2035/2015 garantiza un espacio familiar donde madres, padres y bebés sean los protagonistas y el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible, en consonancia con las necesidades y deseos de cada familia.

¿Cuáles son las formas en las que se puede presentar la violencia obstétrica?
  1. El trato humillante y denigrante
  2. El abuso de la medicalización
  3. La patologización innecesaria
¿Cuáles son los derechos de la madre?
  • A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto y participar activamente de las decisiones que se tomen en ese marco.
  • A ser considerada persona sana y facilitar su participación como protagonista de su propio parto.
  • A un parto respetuoso de los tiempos biológicos y psicológicos, evitando practicas invasivas y suministro injustificado de medicación.
  • A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de salud de su bebé y a ser partícipe de las diferentes actuaciones del equipo de salud.
  • A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación.
  • A elegir una persona de su confianza que la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto.
  • A tener a su lado a su bebé durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.
¿Dónde se puede denunciar?

Se puede hacer un reclamo administrativo ante la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Genero (CONSAVIG) correo electrónico consavig@jus.gov.ar. El trámite es gratuito.
Además, podés contactarte con el Inadi o la Defensoría del Pueblo.

Creo que fui víctima de violencia obstétrica: ¿a dónde llamo?

Para asesoramiento, llamá al 0800 - 122 - 5878

¿Querés saber más sobre la violencia obstétrica?

Escuchá tus derechos (audio con la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer)