Una puerta, otra mirada

En esta nueva entrega, queremos homenajear a todos los trabajadores y trabajadoras que tienen el alto compromiso de preservar el patrimonio cultural de todos los argentinos, y que son los encargados de preservar y rescatar del deterioro del tiempo piezas únicas.


Pensamos entonces en este tutorial, para que ustedes puedan, utilizando técnicas sencillas y materiales de fácil acceso e inspirándose en el trabajo de nuestros restauradores, recuperar y dar vida a algún objeto querido de sus hogares.
En este caso, una puerta de hierro desgastada por los años... vamos a redescubrir su belleza... escondida debajo del disfraz del desecho.

Puerta.

Elementos necesarios para realizar el trabajo.

  • Cinta métrica
  • Vidrios de 3 mm
  • Marcador permanente
  • Anteojos de seguridad
  • Guantes
  • Pinza dentada
  • Pinza pico de pato
  • Cortante de vidrio
  • Clavos para trabajos en plomo
  • Varilla de estaño y plomo en H, 4 mm.
  • Soldador eléctrico p/estaño
  • Rollo de aleación de estaño para soldar 50/50
  • Martillo con punta de silicona
  • Masilla para vidrios
  • Silicona neutra transparente
  • Máscara protectora con filtros para gases y vapores nocivos

  • Tablero con marco
  • Lija
  • Espátula
  • Pincel
  • Rodillo
  • Removedor en gel
  • Tinner
  • Esmalte convertidor de óxido, color negro

Se recomienda trabajar en un lugar ventilado.

Vitrales.

A partir de un diseño realizado en papel, trasladar cada figura al vidrio seleccionado, enumerarlas y cortarlas (el cortante se utiliza desde el borde inferior hacia el borde superior, ejerciendo presión sin levantarlo, abriendo el corte con la pinza "Pico de pato").

Si los vidrios son transparentes se puede realizar desde el molde original. Si son opalescentes u oscuras se puede realizar una copia del diseño original y recortar el fragmento de papel correspondiente a cada vidrio, para utilizarlo a manera de plantilla sobre el vidrio a cortar.

Contenidas por el marco del tablero, vamos a colocar las primeras varillas en la base y a la izquierda del mismo. Recordando que la medida de estas tienen que tener el tamaño completo del trabajo final.

Colocamos el primer vidrio, insertándolo entre las varillas (ayudándonos con una espátula, ejerciendo presión. Luego ajustamos la pieza con pequeños golpes, ayudándonos  con un martillo de punta siliconada).

Continuamos colocándolos de abajo hacia arriba, de izquierda a derecha, alternando varillas y vidrios.Sosteniendolos con los clavos para que no se deslicen.

Cuando ya terminamos de colocar todos los vidrios, cerramos con la varilla el lado derecho y superior del trabajo.

Con el soldador y el alambre de estaño, unimos los extremos de cada varilla. Luego con la ayuda de un palillo, presionamos levemente los contornos contra los vidrios, para fortalecer la estructura del trabajo.
Repetimos la operación del lado reverso.

Con un pincel colocamos la masilla entre las varillas y los vidrios.
Retiramos el excedente con aserrín fino.  Repetimos la operación del lado reverso del trabajo.

Puerta:

Retiramos los vidrios y restos de materiales sueltos, con espátula.

Colocamos con pincel el removedor en gel (Utilizar guantes y anteojos de seguridad). Dejamos actuar el producto y retiramos con espátula y cepillo de metal los restos de material. De ser necesario repetir la operación.

Lijamos la superficie.

Aplicamos con pincel, convertidor negro, aplicando dos o tres manos de pintura. (Dejar secar entre capa y capa de pintura).

Colocamos en los bordes de cada abertura de la puerta, silicona neutra transparente, apoyamos cada vitral, ejerciendo una leve presión contra el marco.

Dejar secar y limpiar el excedente de silicona con alcohol.

Prof. Silvana Zuazo