Un Código Penal acorde a este tiempo

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, presentó el proyecto de reforma integral del Código Penal, un cuerpo normativo que está vigente desde 1921 y que, desde entonces, recibió más de 900 modificaciones.


El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, habló ante la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado, donde se expusieron los principales lineamientos del proyecto de reforma del Código Penal. “El presidente Macri eligió una comisión técnica plural y federal, con distintas miradas. Este es un Código Penal posible, basado en la vida real, que nos permitirá a los argentinos vivir en paz”, destacó Garavano, y agregó que los juristas trabajaron sobre tres proyectos anteriores y sobre las participaciones de más de diez mil personas en Justicia 2020.

El ministro estuvo acompañado por los miembros de la comisión redactora, a cargo del camarista Mariano Borinsky, y participaron los senadores Rodolfo Urtubey, Federico Pinedo, Carmen Crexell, María Cristina Fiore Viñales, Olga Brizuela y Doria, Marta Varela y Ángel Rozas.

Desde su sanción en 1921, el Código Penal argentino recibió más de 900 modificaciones, pero nunca fue reformado de manera integral. Existieron varios intentos, pero nunca prosperaron. De hecho, ni siquiera llegaron al Congreso para su debate.

Pero en marzo de 2017, y gracias a un decreto del presidente Mauricio Macri, se creó una comisión encargada de elaborar y redactar un proyecto que modifique este cuerpo normativo en toda su composición. Y el trabajo llevado a cabo concluyó con una iniciativa que ya está a disposición, por primera vez, de los integrantes del Congreso.

Esta iniciativa fue pensada y discutida en el marco de la comisión que llevó a cabo decenas de reuniones con expertos en diferentes materias, organizaciones no gubernamentales, organismos internacionales y órganos del Estado argentino. Los miembros de este espacio, encabezado por el juez Mariano Borinsky, trabajaron ad honorem durante más de 500 días.

Muchos de los aportes también fueron realizados a través de la plataforma Justicia 2020, y se tuvieron en cuenta los aportes hechos por las 17 comisiones que elaboraron anteproyectos.

Garavano asimismo expresó que “el gobierno decidió enviar el proyecto de la Comisión sin introducir modificaciones y en el libro elevado al Senado se incluyeron todas las disidencias de los expertos participantes. Buscamos un debate amplio sobre una de las leyes más importantes para la vida en comunidad”.

Junto a Garavano y Borinsky expusieron Carlos Mahiques, Carlos González Guerra, Guillermo Yacobucci y Pablo Turano. El titular de la cartera de Justicia estuvo acompañado por la secretaria de Justicia, María Fernanda Rodríguez, el jefe de Gabinete del Ministerio, Martín Casares, y el subsecretario de Justicia y Política Criminal, Juan José Benitez. Además estuvieron presentes Isabel Yaconis y Viviam Perrone, entre otros familiares de víctimas.

Nuevos delitos para nuevos tiempos

Este proyecto tiene varios aspectos positivos, como la incorporación de muchos delitos que no estaban contemplados en un tiempo en el que las nuevas tecnologías informáticas hacen que las políticas criminales deban actualizarse constantemente. Los delitos que se cometen en plataformas electrónicas no son los únicos que se añadieron.

En materia de corrupción, se incorpora la responsabilidad penal de las empresas. Asimismo, se endurecieron las penas para casos de cohecho, soborno transnacional y enriquecimiento ilícito.

También se endurecen las penas en materia de delitos viales, al tiempo que las víctimas tienen un rol fundamental gracias al impulso brindado por la Ley de Víctimas. En conjunto, estas dos propuestas modificarían la situación en la que históricamente se encuentra la Justicia con respecto a los casos de este tipo.

Y también se incorporan los delitos contra el ambiente, en ámbitos deportivos y, como un hecho de vital importancia en la historia argentina, se incorporan los delitos de lesa humanidad. La relevancia de este hito radica en que, hasta este momento, el camino lo marcaba la jurisprudencia. Ahora, los jueces contarán con un Código para poder actuar en estos casos.

“El nuevo proyecto incluye un libro con parte general y especial sobre delitos de lesa humanidad, fomenta la intervención de la víctima, moderniza y actualiza la Justicia ante las modalidades delictivas y la complejidad de las organizaciones criminales internacionales, consolida el agravante de la violencia de género, avanza sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas, regula el ambiente y el ciberdelito”, precisó Garavano.

Se avanzó además en la regulación de delitos de peligro como en el caso de los siniestros viales donde se penará a quien exceda en más de 60 kilómetros la velocidad permitida o cuando el nivel de alcoholemia sea muy superior al permitido, la pornografía infantil y la tenencia de armas de fuego.