Tu parto, tus derechos

Madres, padres y bebés deben ser los protagonistas del proceso de nacimiento, el cual debe desarrollarse en consonancia con las necesidades y deseos de cada familia.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que todas las mujeres tienen derecho a recibir el más alto nivel de cuidados en su salud, que incluye el derecho a una atención digna y respetuosa del embarazo, parto, su puerperio y el derecho a no sufrir violencia ni discriminación.

Es importante recordar que toda mujer goza del derecho a tener un parto respetado y a decidir sobre su cuerpo y las intervenciones que se le realicen al momento de dar a luz a su bebé.

Por esta razón, queremos compartir los siguientes consejos y/o recomendaciones, para que los nacimientos se desarrollen de la manera más natural posible. La llegada de un nuevo integrante al grupo familiar debe ser cómo la familia estime conveniente.

Para el beneficio de la madre y su bebé:

  • Confíá en tu poder y/o capacidad para dar a luz a tu [email protected] Parir es un acto natural. Se deben respetar tus tiempos biológicos y psicológicos.
  • Informate sobre el parto. Te ayudará a vivir este momento con mayor tranquilidad y seguridad.
  • Conocé tus derechos. La ley 25.929 promueve y defiende los derechos de la madre y su bebé durante el embarazo, parto y nacimiento.
  • Conocé las recomendaciones de la OMS. Es necesario para evitar prácticas invasivas y suministro de medicación no justificada.
  • Informate sobre las diferentes maneras de atender un parto. Conocer el protocolo de atención, las tasas de utilización de oxitócica sintética, cesáreas, episiotomías, etc, es muy útil al momento de elegir un centro de salud.
  • Elegí al equipo médico y centro de salud de tu preferencia. Se deben acomodar a tus necesidades y respetar tus derechos y decisiones.
  • Elegí una persona de tu confianza para que te acompañe en todo momento. Los efectores de salud también deben brindarte apoyo emocional.
  • Solicita el contacto inmediato con tu bebé. El alojamiento conjunto y permanente (siempre que el recién nacido no necesite cuidados especiales) durante la estancia en el establecimiento de salud facilita el apego maternal y la lactancia, a la vez que disminuye la incidencia de depresión postparto.

Desde la Secretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural – a través de la Dirección Nacional de Políticas contra la Violencia Institucional - estamos trabajando fuertemente en la protección de los derechos humanos en el embarazo, parto y postparto, así como también en la prevención y erradicación de la violencia obstétrica.

Para más información:
Comunicate al 0800-122-5878 o escribí a [email protected]