Tras las huellas genéticas


El Registro Nacional de Datos Genéticos (RNDG) ya cuenta con capacidad operativa para almacenar y procesar los perfiles genéticos de individuos condenados con sentencia firme y de evidencias relacionadas a delitos contra la integridad sexual.

Creado mediante Ley 26.879 y reglamentado el año pasado con el Decreto 522 del Poder Ejecutivo, el organismo sirve para recopilar los datos genéticos de quienes hayan cometido delitos contra la integridad sexual y facilitar el esclarecimiento de hechos que sean objeto de una investigación penal vinculada a los delitos de esas características, enmarcados en los artículos 119, 120 y 124 del Código Penal.

Tras haber instalado el software CODIS provisto por el FBI, que permite hacer comparaciones de perfiles genéticos, y completar con la agencia de investigaciones estadounidense la capacitación del personal técnico que operará el sistema, el RNDG comenzó a cargar la base de datos.

En ese orden, el procurador general de la Nación interino, Eduardo Casal, recomendó a los fiscales nacionales y de juicio que, en todas las causas iniciadas o en las que se requiera condena por delitos contra la integridad sexual, soliciten a los jueces intervinientes que remitan al Registro Nacional de Datos Genéticos (RNDG) el archivo digital con el perfil genético del autor o los autores del delito.

En la misma Resolución el funcionario también consignó que “la remisión de los perfiles genéticos adquiere gran importancia para la conformación de una base de datos con potencialidad suficiente para transformarse en una herramienta adecuada para la futura identificación de autores de delitos contra la integridad sexual, basada en evidencia científica”.

En los últimos 10 años hubo más de 20 mil condenas con sentencia firme por delitos contra la integridad sexual, registrándose un aumento de más del 100% en este tipo de delitos.

Por eso la Justicia ya libra los oficios correspondientes ordenando la toma de muestra biológica de individuos condenados con sentencia firme, detenidos o en libertad en distintos puntos del país. Además ordenan la incorporación de perfiles obtenidos de evidencias recolectadas en el marco de investigaciones por estos delitos.

En ese orden, bajo la coordinación del RNDG ya se tomaron las primeras trece muestras de condenados que están detenidos en dependencias del Servicio Penitenciario Federal y de otros cuatro condenados que gozan de libertad.

El software CODIS- FBI, que se emplea en unos 190 laboratorios de Estados Unidos y otros 90 distribuidos en más de 50 países, se usa a nivel nacional mediante la comparación y sistematización de los perfiles de ADN de individuos condenados y de autores no individualizados con el fin de encontrar coincidencias para el esclarecimiento de causas relacionadas a delitos sexuales.

¿Qué hace el RNDG?

Las funciones del Registro Nacional de Datos Genéticos incluyen las de almacenar, sistematizar y comparar la información genética de individuos condenados con sentencia firme y evidencias biológicas que hubieren sido obtenidas en el curso de una investigación criminal. De tal modo se podrá determinar las coincidencias entre todos los patrones genéticos incluidos con el fin de identificar responsables de dichos delitos.

El organismo se nutre de la información provista por el Registro Nacional de Reincidencia (RNR), el Registro Nacional de las Personas (RENAPER), el Servicio Penitenciario Federal (SPF) y los Registros Provinciales.

Procedimiento

El juez o el tribunal que dicta la sentencia condenatoria deberán disponer, dentro de los cinco días hábiles de quedar firme la sentencia, la obtención del perfil genético del condenado y su incorporación al RNDG.

¿Cómo se obtienen los datos?

Los perfiles genéticos surgen a partir del uso de 20 marcadores que identifican las denominadas “huellas genéticas”, que son únicas de las personas y útiles para su identificación.

La toma de muestras para el análisis y obtención de esos perfiles es ordenada por la justicia, y luego son procesadas por los laboratorios acreditados.