Tomada: “en Argentina los derechos de los trabajadores no tienen nacionalidad”

El ministro y el delegado normalizador de la Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina, Luis Cáceres, firmaron un nuevo convenio para la formación sindical de 480 trabajadores de todo el país, en un acto que contó con la presencia del embajador del Estado Plurinacional de Bolivia, Liborio Flores Enríquez.


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el delegado normalizador de la UOLRA (Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina), Luis Cáceres, firmaron un nuevo convenio para la formación sindical de 480 trabajadores ladrilleros de todo el país, en un acto que contó con la presencia del embajador del Estado Plurinacional de Bolivia, Liborio Flores Enríquez.

Durante la rúbrica, en la que estuvieron presentes la secretaria de Trabajo, Noemí Rial; el subsecretario de Fiscalización, Guillermo Alonso Navone, y el coordinador de Apoyo a la Formación Sindical, Ricardo Gringras; Tomada agradeció la presencia del Embajador y afirmó que “junto a él estamos celebrando un avance en el derecho de los trabajadores” y agregó que “en Argentina los derechos de los trabajadores no tienen nacionalidad. Son para todos”.

“Esta tarea de formación sindical que ha llegado a todo el país encuentra en esta actividad un especial sentido”, sostuvo el Ministro, y explicó que “son los trabajadores ladrilleros, junto con el acompañamiento de todo el gobierno nacional, los que tienen el enorme desafío de incorporar a todos los que todavía son informales”.

“Este tema forma parte de las preocupaciones de un Gobierno que tiene el compromiso de mejorar las condiciones de trabajo día a día. Y para eso es imprescindible el rol del sindicato”, concluyó el titular de la cartera laboral.

Por su parte, Flores Enríquez agradeció a “todo el pueblo argentino por este trabajo que busca dar a cada uno de los trabajadores el derecho que le corresponde” y manifestó que “nuestros pueblos se integran y buscan mejores condiciones de vida”. En ese sentido, expresó que tanto el gobierno argentino como boliviano “tienen la misma mirada inclusiva”.

Asimismo, Cáceres destacó que “muchos trabajadores no conocían sus derechos y ahora pudieron hacerlo producto de la formación sindical”.

La capacitación, que consiste en 15 cursos que se desarrollarán a lo largo de un año, tiene el objetivo de proporcionar herramientas que permitan visualizar y asumir la importancia de la actividad gremial para la defensa y el ejercicio de los derechos laborales; los cursos buscan contribuir al diseño de líneas estratégicas de acción de mediano y largo plazo, y fortalecer la formación de los trabajadores como multiplicadores legítimos de la organización.

Los cursos estarán dirigidos a trabajadores y afiliados del sector ladrillero de Ciudadela, Florencio Varela, Ezeiza, Spegazzini, Cañuelas, Marcos Paz, Chacabuco, San Andrés de Giles, Bahía Blanca, y la provincias de Córdoba, Santa Fé, Mendoza, Santiago del Estero, Chaco, Formosa, San Juan y Misiones.

El Programa de Apoyo a la Formación Sindical (PAFS) está orientado a apoyar el fortalecimiento de los sindicatos por medio de la formación de sus militantes, cuadros medios y dirigentes. A la vez, permite fomentar en todo el territorio nacional el debate sobre la necesidad y los alcances de la formación de cuadros político-sindicales para el fortalecimiento de la democracia, como también la creación de áreas permanentes dedicadas a esa problemática dentro de las organizaciones sindicales.

Es de gran importancia el carácter estratégico de la formación sindical y la necesidad de darle un marco formal dentro de las propias estructuras de las organizaciones sindicales.