"Todos debemos sentirnos protagonistas y partícipes de esta transformación"

El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, expuso en el 21ª aniversario de la Fundación Global que se realizó en Mar del Plata.


“Todos debemos sentirnos protagonistas y partícipes de esta transformación” porque “al país no lo vamos a cambiar nosotros, lo van a cambiar los argentinos”, sostuvo el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, al exponer en el 21ª aniversario de la Fundación Global que se realizó en Mar del Plata.

Nos imaginamos una Argentina donde nos juntemos a jugar de igual a igual en el mundo, donde nos animemos a sentirnos protagonistas y podamos convivir en un contexto de pleno respeto”.

Y subrayó que en ese marco debe imperar “la lógica que implica un cultura democrática, un cultura repúblicana, donde la libertad, paz y desarrollo sea algo que se garantice, la base para poder trabajar, un proyecto de vida que genere ese entusiasmo de emprender, de hacer cosas de invitar, de mejorar”.

También afirmó que la Argentina ha iniciado “esa transición, ese camino de crecimiento, de ordenarnos, de dejar de sabotearnos y empezar a pensar en lo que podemos hacer”.

Señaló que se está completando la primera etapa en la cual el Gobierno se planteó como “objetivo evitar una crisis en el plano económico, porque íbamos para allá”.

“Y en el plano político, construir gobernabilidad a partir de un situación novedosa”, que significa la presencia de un gobierno “con minoría parlamentaria, un gobernabilidad democrática, constructiva, positiva” y no “una gobernabilidad mafiosa”.

Dijo que esa situación se verifica tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires con la gobernadora María Eugenia Vidal, y afirmó en esta etapa que es “empezar a crecer económicamente, consolidar el voto, la fortaleza de un proyecto que no es un paréntesis sino un principio de algo más grande”.

Peña apuntó que los próximos pasos deben continuar en el camino de las reformas, “adaptarnos al tiempo que vivimos” y escapar “de las funciones que a veces nos dominan y que son del siglo XX o del XIX”.

Recordó el protagonismo a nivel mundial que tendrá la Argentina los próximos meses, siendo anfitriona de la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC), de la cumbre del G20 y de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Serán “muchos eventos a lo largo del año, del gobierno, de empresas, de la sociedad civil, los sindicatos”.

Peña remarcó que los argentinos encaran el desafío de “animarnos a discutir cómo nos integramos al mundo” y entender que “tenemos que animarnos a crecer” y dejar de ser “uno de los países más aislados del planeta” para alcanzar “una sociedad más justa”.

Dijo que estar en el Gobierno significa “recordar los mecanismos para unir las diferencias, que son las instituciones democráticas, la transparencia, el diálogo, la estructura del poder como servicio y no un lugar para quedarse toda la vida”.

Señaló que en esa propuesta subyacen los objetivos que trazò el presidente Mauricio Macri de buscar la pobreza cero, de luchar contra el narcotráfico y de unir a los argentinos.

“Hay que entender, como siempre hemos planteado, que las cosas llevan su tiempo y lo importante todos los días es avanzar, y avanzar en la dirección correcta”, añadió.

En otro momento de su exposición, Peña dijo que en el Gobierno “creemos absolutamente en que una sociedad se desarrolla económicamente a partir del empleo privado de calidad”.

Y que para lograr esas metas el país debe “tener empresarios que innoven, que inviertan, se arriesguen, que compitan” en una plataforma que facilite su tarea.

En cuanto a la estructura impositiva, además de subrayar el crecimiento de la recaudación, señaló que “hay que seguir reformando a favor de la generación de empleo formal, de inversión”, con consensos y “sumando a los gobiernos provinciales”.

Peña hizo hincapié en los acuerdos alcanzados con varios sectores de la producción y el trabajo que posibilitarán dar mayor eficiencia a áreas como la automotriz y la de energía por la que hay grandes inversiones comprometidas en Vaca Muerta.

En cuanto a la situación política, afirmó que “la mejor forma de dejar atrás el populismo no es esconderlo, no es prohibiéndolo, no es expulsándolo, sino que es mostrando que se quedó sin apoyo popular”.

“Por eso también muchas veces ese discurso de democracia, no es verdadero, porque la que ellos conciben es la democracia en la que ellos gobiernan, y no hay otra”, puntualizó.

Dijo que la Argentina venía de “un liderazgo con una actitud muy perversa en el poder” y señaló que el país està atravesando un proceso de “curación, para entender y ordenar las energía en el lugar correcto”.

“Hay sectores que cargan una mochila pesada, pero el ritmo del cambio es clave para la sustentabilidad. Estamos en un camino de viaje entre lo que somos y la Argentina que podemos ser, entender que no podemos dejar a nadie atrás”, agregó.