Sistema de documentación del Mural “América”

El registro de bienes culturales debe responder a las preguntas: qué se tiene, dónde se tiene y cómo se tiene. A pesar de la simplicidad aparente del registro, éste es de suma importancia al ser el primer paso para la valoración de un bien cultural.


Patrimonio Cultural restaurando el mural “América” de Jorge Muñoz

La confección de un sistema de registro y documentación para la puesta en valor del mural “América” realizado por el artista plástico y Comisario Jorge Muñoz en el año 1963 se enmarca en el convenio suscripto con INTERPOL. El equipo de conservación restauración de la Coordinación de Patrimonio Cultural del Ministerio de Economía, prestó colaboración, asistencia e intercambio de información, para la Policía Federal Argentina generando un plan integral.

Mural “América” de Jorge Muñoz (1963)

El mural “América” situado sobre uno de los muros del salón comedor de la escuela de cadetes de la Policía Federal Argentina “Comisario General Juan Ángel Pirker” mide 4.5 metros de alto por 16 metros de largo y presentaba un estado de conservación: Regular. Dadas las dimensiones de la obra, la complejidad de los deterioros y la extensión del tratamiento de restauración se estableció una metodología y sistematización a partir de las necesidades del bien patrimonial y del equipo de conservadores-restauradores.

El registro y documentación es un proceso esencial dentro de un plan integral de conservación.  La ficha de registro, la ficha técnica y la documentación fotográfica es un requerimiento para la identificación y control de los bienes culturales. En este caso, la tratarse de una pintura mural se caracteriza por ser un bien inmueble y, por lo tanto, para comenzar a describirlo se puso el hincapié en su entorno, dado que el contexto es fundamental para la comprensión de su verdadera intención, dando lugar a una conservación más respetuosa del bien, sin pérdida de elementos o valores en los procesos de intervención.

Patrimonio Cultural restaurando el mural “América” de Jorge Muñoz

En primer lugar, se realizó la documentación y el registro exhaustivo de todos los elementos que caracterizan la obra. Tomando en cuenta las referencias topográficas (mapa, planos del inmueble, orientación); información sobre el espacio arquitectónico (nombre del inmueble, tipo de inmueble, ubicación catastral); datos de la ubicación (calle, barrio, ciudad). Luego junto con el área de fotografía de la Coordinación se documentó el estado de conservación del mural. También se realizó una documentación gráfica, siendo una herramienta de trabajo interesante para los conservadores-restauradores a la hora de realizar mapas de deterioro.

El hecho de documentar y analizar un bien patrimonial pasa, no solo por el interés de conservar la materia que lo forma, sino por todos aquellos aspectos que forman parte de la riqueza inmaterial que cada uno de los elementos aporta, en este caso valores históricos, ambientales y culturales de la escuela de cadetes de la policía federal.

Una vez establecido el diagnóstico y la propuesta de tratamiento, ya en el proceso de restauración se confeccionó un modelo de bitácoras donde se detalló y explicó las actividades realizadas por semana por el equipo de restauración. Ejemplicando las acciones con documentación fotográfica y documentación gráfica. Este método permitió sistematizas la descripción de los tratamientos llevados a cabo y facilitó la búsqueda de información para otros investigadores.

A modo de ejemplo, se adjunta una bitácora trabajadas por el equipo de restauradores.

Modelo de Bitacora utilizada por los restauradores de la Coordinación de Patrimonio Cultural

Mediante los sistemas de documentación y registro se intenta asegurar un trabajo protegido bajo normativas específicas profesionales, que garanticen un profundo conocimiento sobre el bien cultural.

Modelo de Bitacora utilizada por los restauradores de la Coordinación de Patrimonio Cultural

Esta documentación formará parte de la historia del mural y servirá como referencia para futuros investigadores y tratamientos, como así también, para el estudio de la evolución material del mural “América”. Así conocemos, valoramos y conservamos nuestro patrimonio.