Se aprobó la primera Ley de Etiquetado de Eficiencia Energética en Viviendas

Santa Fe se convirtió el mes pasado en la primera provincia del país en sancionar, a través de su Legislatura, una Ley de Etiquetado de Eficiencia Energética de Viviendas, que establece como obligatoria la presentación de la Etiqueta de Eficiencia Energética de la vivienda en toda escritura traslativa de dominio que se gestione en su territorio. De esta manera, la provincia implementó el sistema que impulsa la Subsecretaría de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Nación, a través del Programa Nacional de Etiquetado de Viviendas.


Este programa busca introducir la Etiqueta de Eficiencia Energética como un instrumento que brinde información a los usuarios acerca de las prestaciones energéticas de una vivienda. Al mismo tiempo constituye una herramienta de decisión adicional a la hora de realizar una operación inmobiliaria, evaluar un nuevo proyecto o realizar intervenciones en viviendas existentes.

Como parte del Programa Nacional de Etiquetado de Viviendas, está disponible actualmente una herramienta on-line que permite a los profesionales de la construcción realizar la evaluación de eficiencia energética de una vivienda a partir de un relevamiento. Así pueden obtener la Etiqueta correspondiente conforme a los lineamientos establecidos a nivel nacional. También permite realizar recomendaciones de mejora y cuantificar el impacto de las mismas en términos de potenciales ahorros. El aplicativo informático se encuentra a disposición de todas las provincias y municipios de la Argentina interesados en esta iniciativa.

Se puede descargar desde el sitio de Etiquetado de Viviendas, luego de completar los datos que se solicitan.

Actualmente, profesionales de diversas formaciones en todo el país, utilizan esta herramienta para la evaluación de eficiencia energética en sus proyectos de vivienda.

La Etiqueta de Eficiencia Energética es un documento en el que figura una escala de letras desde la “A” (mayor nivel de eficiencia energética) hasta la “G” (menor nivel de eficiencia energética), que determina la clase de eficiencia energética de una vivienda, según el valor del “Índice de Prestaciones Energéticas (IPE)” que representa el requerimiento de energía para calefacción, refrigeración, calentamiento de agua sanitaria e iluminación, durante un año y por metro cuadrado de superficie.

Desde 2017 se llevaron a cabo numerosas experiencias de implementación y pruebas piloto en localidades de Santa Fe, Río Negro, Mendoza, Tucumán y Salta, donde ya hay más de 1400 viviendas etiquetadas y 700 profesionales capacitados a través de 14 cursos. Estas experiencias permitieron realizar ajustes al sistema de implementación, contemplando particularidades climáticas, socio-económicas y de prácticas constructivas locales.

Conoce más acerca del Programa Nacional de Etiquetado de Viviendas.