Salud mental e identidad

En el Mes de la Identidad, la Secretaría de Derechos Humanos organizó una charla junto a especialistas para abordar el vínculo entre salud mental y la construcción de la identidad.


“Celebro que nos estemos encontrando en estos tiempos difíciles y que se haya pensado en la temática de la salud mental para este ciclo de Conversatorios de la Secretaría”, sostuvo en la apertura del encuentro Laura Sobredo, directora del Centro de Asistencia a Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos “Dr. Fernando Ulloa”.

“En el trabajo que realizamos en el Centro Ulloa hablamos de las marcas de las experiencias del terror, pero también de las marcas del amor, que nos permiten construir nuestra propiedad identidad”, reflexionó Sobredo. En este sentido, subrayó que “frente al terror, el camino trabajoso y amoroso de quienes han buscado a los nietos y de quienes se han encontrado con sus verdaderos orígenes, nos construye a todos y nos define como sociedad y como colectivo”.

Luego fue el turno de la intervención de Alicia Lo Giúdice, directora del Centro de Asistencia Psicológica por el Derecho a la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo. “Con su creación como institución, las Abuelas aportaron posibilidades de salud para la población, cuando develaron lo que estaba oculto del accionar de la dictadura: las desapariciones y el plan sistemático de apropiación de niños y niñas”, afirmó.

Asimismo, confió que lo que la sorprende después de tantos años de trabajo es que “cada nieto o nieta siempre se asombran porque la familia nunca dejó de buscarlos. Esa es la marca de Abuelas, que nunca abandonaron la búsqueda. Es una postura ética que nos convoca a nuestra responsabilidad”.

Luego se sumó a la charla Iván Fina, psicólogo y referente de Abuelas de Plaza de Mayo filial Rosario. “Las Abuelas nos enseñaron a pensar el vínculo entre salud mental e identidad, y lo que se pone en juego en cada uno de esos significantes. Eso se lo debemos a su búsqueda, a su lucha,y a su amor”.

A lo largo de su exposición, el profesional compartió el trabajo que llevan adelante desde la institución con las personas que se acercan a manifestar sus dudas con respecto a su identidad y a la posibilidad de ser hijos o hijas de desaparecidos. En este aspecto, destacó que el desafío más grande consiste en “poder continuar el camino que inauguraron las Abuelas, para que ellas puedan estar orgullosas de nosotros”.

“Hablar de identidad cobró otra significancia y otro peso, ese es otro logro de las Abuelas, que han convertido una palabra en un derecho también”, expresó luego el nieto restituido Guillermo Amarilla Molfino. “La identidad la vamos haciendo con el tiempo, una vez que tenemos el resultado de datos genéticos no es que tenemos la identidad restablecida y podemos caminar tranquilos”, señaló al hablar de la experiencia que le tocó atravesar. “La duda sobre la propia identidad es una lucha individual, una lucha que puede significar noches de insomnio hasta que uno toma la decisión de acercarse a Abuelas a golpear la puerta. Y ahí se encuentra en un lugar en donde la lucha no es individual, sino colectiva, eso es un gran aporte a la conformación de nuestra identidad”, testimonió.

Mirá la charla completa acá