Reapertura de la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza en Campo de Mayo

El obispo castrense de Argentina, monseñor Santiago Olivera, celebró una misa en la reapertura de la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza, ubicada en el Cenotafio a Malvinas de Campo de Mayo.


"Todo camino, que anime a la fe, se inicia en la sencillez" fueron las palabras compartidas durante homilía del obispo castrense en la celebración eucarística, en la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza, Cenotafio a Malvinas de Campo de Mayo.

La Capilla fue consagrada el 17 septiembre de 1997, mientras que el monumento que representa el Cementerio de Darwin, donde descansan nuestros héroes caídos en la guerra, fue inaugurado el 10 de junio de 2002.

Tras la consagración de la Capilla, esta permaneció cerrada durante muchos años. Recientemente, en una visita pastoral al Comando de Alistamiento y Adiestramiento del Ejército, monseñor Olivera visitó el templo junto al capellán mayor del Ejército y capellanes de la Fuerza, donde evaluó el pedido de nuestros hermanos para lograr la reapertura.

El obispo, en su Homilía, refiriéndose a la reapertura de la capilla, expresaba: “Es el modo de responder a la necesidad del pueblo que se nos ha confiado, la posibilidad de la misa y de la reconciliación. (...) Ser primero en la dinámica de Jesús en su Evangelio, significa ser el último al estilo del Él. Jesús no nos reprocha ser el primero, pero cuidado, para nosotros, significará ser el primero en el servicio. (...) Sabemos que todo camino, que anime a la fe, se inicia desde la sencillez".

Antes de la bendición final, el capellán mayor del Ejército Argentino, padre Castellanos, agradeció la presencia del obispo castrense de Argentina e informó que, en la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza, se celebrará Santa Misa cada domingo a las 10:30.

Concelebraron la misa, junto a monseñor Olivera, el capellán mayor del Ejército Argentino, padre Eduardo Castellanos y el padre Néstor Claudio Rocca Fraire. La celebración contó además con la animación de las hermanas de Matará, quienes asisten en el Hospital Militar de Campo de Mayo y con la presencia del coro del Regimiento de Artillería 1.