Proyectan nuevas reuniones para terminar con el trabajo no regularizado en el litoral

El ministro de Gobierno, Justicia, Educación y Obras y Servicios Públicos, de la provincia de Entre Ríos, Sergio Urribarri, acompañó a los productores citrícolas de Entre Ríos, en la reunión que mantuvieron en el Ministerio de Trabajo de la Nación con el subsecretario de Relaciones Laborales, Guillermo Alonso Navone.


El ministro de Gobierno, Justicia, Educación y Obras y Servicios Públicos, de la provincia de Entre Ríos, Sergio Urribarri, acompañó a los productores citrícolas de Entre Ríos, en la reunión que mantuvieron en el Ministerio de Trabajo de la Nación con el subsecretario de Relaciones Laborales, Guillermo Alonso Navone.

En este encuentro se acordó conformar una Mesa Técnica con representantes de todos los sectores; “un ámbito de discusión que estará conformado por gente capacitada que conoce la realidad citrícola y las herramientas legales para poder encontrar un camino”, dijo el funcionario nacional.

Urribarri se mostró “absolutamente” conforme con la reunión y destacó “el enorme esfuerzo y la mejor predisposición que ha puesto el gobierno nacional”.

En este marco recordó que Alonso Navone viajó la semana pasada a Paraná, para interiorizarse del tema y luego recibir a todos los sectores involucrados en la producción, en el Ministerio.

“Nos vamos sumamente conforme además por el avance que hemos tenido en la búsqueda de la solución de este conflicto que poco a poco va siendo anécdota”, dijo Urribarri.

Por su parte, Alonso Navone se mostró también “optimista”, que el próximo lunes se llegue a una solución conjunta porque “partimos de la base de la labor conjunta de las autoridades nacionales y provinciales en la regularización del trabajo”.

Resaltó la importancia de haber reunido en Buenos Aires a todos los grupos del sector citrícola, inclusive de otras regiones del país. Se acordó además invitar a autoridades de la provincia de Corrientes, “porque se trata de un problema interprovincial y de interés nacional”.

Paralelamente, el presidente de la Asociación de Citricultores de Villa del Rosario, Gustavo Cechetto y el vicepresidente de la Asociación de Citricultores de Federación, Héctor Toller, explicaron que mediante esta acta se convino buscar soluciones a los problemas del tema del blanqueo de los trabajadores en lo que hace al sector.

“La legislación vigente -sostuvo Cechetto- no se adecua a la actividad citrícola y por eso necesitamos encontrar solución al tema, para lo cual nos están acompañando desde el gobierno provincial”.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Citricultores de Federación, Rubén Toller manifestó que a los productores “nos urge una solución y de parte del gobierno hay una muy buena predisposición para que esa solución llegue”.

Sostuvo además que “no se trata de sacar algo de una galera. Existen ideas y sobre todo consenso para que a partir del viernes podamos caminar en un mismo sentido y poder solución el problema que nos afecta a todos”.

El acta

Mediante el acta se nombrarán cuatro representantes del sector citrícola y tres del Ministerio de Trabajo para que en una reunión que mantendrán la semana próxima, vayan encontrando solución al problema, a fin de concretar posteriormente, una reunión con todos los sectores. Para ello se conformará una Comisión Técnica con la representación de todos los sectores involucrados, a fin de examinar la problemática del sector citrícola.

Estuvieron presentes en la reunión, el secretario general del Sindicato de la Fruta, Carlos González; el presidente de la Asociación de Citricultores de Chajarí, José Alberto Colombo; Daniel Costa de la Cámara de Exportadores; Sergio Calgaro, Diego Daydé, Ignacio Gromenida y Javier Siviero de la Asociación de Citricultores de Mocoretá; Hugo Isidro de la Federación Agraria de Entre Ríos; Luis Percara y Claudio Baldezari, de la Asociación Citricultores de Villa del Rosario y José Mouliá en representación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la nación.

Inspecciones

Respecto a las inspecciones laborales que se realizaron, se detectaron alrededor de 3.500 trabajadores en negro.

Al respecto, Urribarri reconoció que “a tal punto se dio un clima positivo, con ganas de trabajar a futuro, que no se habló de las inspecciones”.

Agregó que los productores son conscientes de lo que pasó y saben que la única manera de combatir y eliminar el trabajo en negro es continuando con las inspecciones: “Los mismos productores reconocen que son ellos los que más pierden porque ante cualquier accidente de trabajo o ante algún problema el productor que no está registrado ante los organismos nacionales, puede perder hasta la chacra”, afirmó el funcionario.