Primera venta de un inmueble del Estado Nacional a través de subasta electrónica

Fue por el predio de la Avenida Ortiz de Ocampo. Los fondos serán destinados a financiar los viaductos Mitre y San Martín.


Ciudad de Buenos Aires, 19 de julio de 2018. Se realizó en el día de hoy la primera venta de un inmueble a través del Sistema de Gestión Electrónica para las subastas públicas.

En adelante, este será el sistema utilizado para todos los procedimientos de subasta pública que realicen en las jurisdicciones y entidades del Sector Público Nacional. Esta nueva herramienta digital permitirá que cualquier persona o empresa pueda participar desde cualquier punto del país y del exterior.

El nuevo mecanismo va en línea con el proceso de desburocratización del Estado que viene realizando el gobierno nacional y con una transformación y racionalización del sector público. Contribuye a un gobierno abierto, transparente y cercano, que brinda información relevante de manera clara y sencilla, promoviendo la participación ciudadana.

Todas las publicaciones se realizarán en el portal Compras Públicas de la República Argentina (COMPR.AR): el sistema electrónico de contrataciones a través del cual los Organismos de la Administración Pública Nacional publican y gestionan los procesos de contratación electrónica de bienes y servicios y los procesos de Subastas Públicas Electrónicas de bienes.

La venta del primer inmueble

El predio vendido hoy está ubicado sobre la avenida Ortíz de Ocampo, entre las vías del Ferrocarril San Martín y del Ferrocarril Mitre, y posee una superficie de 7.828 metros cuadrados. Actualmente se utiliza como alquiler de canchas de fútbol.

En el terreno se podrían construir unos 35.000 m2 de oficinas y viviendas. Las eventuales inversiones a realizar en este predio, de acuerdo a su superficie, podrían generar aproximadamente 352 empleos directos e indirectos.

Lo recaudado por la venta, y de otros seis inmuebles del Estado Nacional, se destinará a las obras de los viaductos Mitre y San Martín. Estas mejoras contribuirán a la eliminación de las barreras en cruces de trenes y beneficiarán a más de 1 millón de personas en la Ciudad de Buenos Aires.