Partió rumbo a Chipre el primer vuelo con integrantes de la Fuerza de Tarea Argentina 58

Los Cascos Azules fueron despedidos en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza por el Ministro de Defensa y autoridades de las Fuerzas Armadas.


Buenos Aires – El jueves por la mañana partió desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza el personal integrante del primer vuelo de la Fuerza de Tarea Argentina 58 – UNFICYP, hacia la República de Chipre.

Encabezó la ceremonia de despedida el Ministro de Defensa, Agustín Rossi; asistió parte de su gabinete y también estuvieron presentes los Jefes del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General de División Juan Martín Paleo; del Ejército, General de División Agustín Humberto Cejas; de la Armada, Vicealmirante Julio Horacio Guardia; y de la Fuerza Aérea, Brigadier Mayor Xavier Julián Isaac.

La Fuerza de Tarea 58 está integrada por 224 militares del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, entre ellos, 206 varones y 18 mujeres. El primer grupo de 80 Cascos Azules, que partió ayer, lo hizo a bordo de un avión Boeing 737-700 de la Fuerza Aérea Argentina con destino hacia la ciudad de Lárnaca, en la isla mediterránea. El segundo –integrado por 144 personas y cargamento– lo hará por Aerolíneas Argentinas, el próximo 8 de agosto.

En el marco de la ceremonia, el Ministro Rossi expresó: “Es un motivo de orgullo que hoy viajen en esta nueva capacidad adquirida, en este Boeing denominado ‘Islas Malvinas’, que por primera vez realizará el cruce trasatlántico para reforzar nuestro compromiso con las misiones de la ONU en defensa de la paz mundial”.

“Desde 1993 venimos participando de esta misión”, manifestó el titular de la cartera de Defensa, y dirigiéndose a los Cascos Azules –a quienes definió como “embajadores de nuestro país en una misión importantísima donde las Fuerzas Armadas argentinas siempre han sido reconocidas por su fuerte compromiso”– los incentivó “a compartir con sus colegas la experiencia que reciben en Chipre. Eso buscamos, que el proceso de aprendizaje sea continuo”.

Desde el año pasado y debido al contexto de pandemia, la República Argentina ha tomado medidas especiales y “burbujas sanitarias” para la rotación de los contingentes que participan en la misión. Al respecto, se establecieron estrictos protocolos de aislamiento y cuarentena, superiores al estándar exigido por la ONU y por la República de Chipre, no solo para los Cascos Azules que se despliegan y repliegan, sino también para el personal del Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz (CAECOPAZ).

En este marco, se les realizaron dos hisopados, uno al inicio de la cuarentena y otro al finalizarla, a cargo de personal de Coordinación de Salud y Bienestar de las Fuerzas Armadas. Por último, todo el grupo cuenta con el esquema completo de vacunación COVID-19 con, al menos, dos semanas de antelación a la fecha de partida.