Pachamama: la madre tierra se prepara para concebir la nueva vida

El 1° de agosto, los pueblos originarios andinos llevan a cabo la ceremonia de veneración, agradecimiento y pedido a la Pachamama (Madre Tierra), para que el nuevo ciclo que comienza sea de buena salud y prosperidad.


En la cosmovisión de los pueblos andinos, la Pachamama es la madre de todo. Se trata de una divinidad que abarca el planeta tierra y la naturaleza, de la cual el ser humano es parte y toma de ella su alimento, su abrigo y el espacio en el que se desarrolla y reproduce su identidad y su cultura. Por eso, la Pachamama es venerada y respetada.

Si bien por la instalación del calendario gregoriano la ceremonia quedó ceñida al 1° de agosto, las familias la realizarán desde el 1° hasta el 31 de agosto.

La ceremonia se lleva a cabo en lugares que pueden ser desde el centro de la vivienda y del hogar, el ojo de agua o la vertiente, al pie del cerro, en la huerta familiar o el centro del pueblo. Allí, se hace un pequeño hoyo en la tierra, se sahúman las viviendas y los corrales, y luego se hace la K'orpachada (dar de comer a la tierra), que consiste en depositar en ese hoyo comida, bebida, coca, chicha y otras ofrendas.

Ese procedimiento se hace con mucho respeto y siguiendo un orden porparejas. Luego, comparten la Tijtincha (carnes disecadas y hervidas con maíz, habas y papas andinas) y bebidas, y le cantarán coplas a la Pachamama. Finalmente, se entierra el hoyo (se cierra la Pacha), dejando todo como estaba antes, y las familias seguirán cantando sus coplas, acompañadas del humo de la coa (el sahumerio).

Este acto tiene como objetivo reafirmar el vínculo entre el ser humano y la naturaleza, ratificar su identidad, su cultura, espiritualidad, y también pedir y agradecer por todo y para todos.