Nuevo simulador de duelo para el Colegio Militar

La Dirección General de Investigación y Desarrollo, a través del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF) entregó al Colegio Militar de la Nación el Sistema de Evaluación para Tiradores Individuales y Fracciones (SISEVALTIR II).


Durante una ceremonia, que se realizó en el aula de simuladores del instituto, el coronel mayor Alejandro Martelletti, director general de Investigación y Desarrollo, hizo entrega al general de brigada Roberto Agüero, director del Colegio Militar de la Nación, de 20 equipos SISEVALTIR II. Esta provisión de nuevos materiales, permitirá una mejor evaluación operacional de los procesos de instrucción individual de los cadetes.

En la presentación, el jefe del equipo de desarrollo del proyecto SISEVALTIR II, explicó :

"Mejoramos entre seis y siete horas la autonomía de las baterías del chaleco con carga completa. Además, ahora uno programa el chaleco previamente y después puede quitarle la batería y dos minutos antes del ejercicio le entrega el equipamiento a la persona, le pone la batería y ya no necesita hacer nada más porque, la programación, ya queda guardada dentro del block interno del chaleco"

licenciado en sistemas Jorge Cavadini

El jefe de proyecto agregó que, una de las mejoras a implementar en el futuro será la transmisión de datos entre la computadora y el chaleco en forma inalámbrica y más rápida”. Cavadini contó con la colaboración de Paola Pedrelli, técnica superior en análisis de sistemas y de Marcelo Constanzo, jefe del departamento de simulación.

¿Qué es el SISEVALTIR?

Es un simulador de duelo de fracciones y constituye una herramienta de enseñanza, cuya finalidad es recrear ambientes de combate realistas. Este sistema, permite realizar prácticas de enfrentamiento directo empleando sistemas de transmisión láser infrarrojo excitadas por munición de fogueo. Actualmente el sistema utiliza como arma principal de combate el Fusil Automático Liviano (FAL) y munición de fogueo común.

Cada individuo que participa de los ejercicios, posee un detector de impactos que realiza la valoración del mismo, pudiéndose determinar el tipo de baja y, además, un transmisor láser infrarrojo montado en el arma que replica el rango y frecuencia de disparo.

El sistema, posee una herramienta utilizada por el árbitro o director del ejercicio para dejar fuera de combate a cualquier combatiente sin que haya sido alcanzado por el láser enemigo previamente. También puede usarse para "volver al combate" a cualquier participante que haya sido excluido de la simulación por la valoración de una baja.

El disparo de la munición de fogueo provoca una emisión láser codificada que contiene la identificación del tirador, cuando dicha emisión impacta en el receptor, el sistema decodifica la información del transmisor y almacena el resultado del disparo (baja o lesión). Toda la información se almacena en una unidad central para luego analizar los desempeños y efectividades individuales y del conjunto.

El uso de simuladores de duelo incrementa la capacidad de combate y efectividad del adiestramiento militar.

Al final de la sesión de simulación, se recolecta la información obtenida por cada receptor en un dispositivo electrónico tipo tablet o notebook endurecida, para ser luego transmitida a una computadora que contiene la base de datos del SISEVALTIR y de esta manera es posible realizar un análisis de detalle de la evolución del entrenamiento, con información específica, de cada combatiente.

En síntesis el sistema permite realizar acciones de combate en entornos reales, utilizando las armas de dotación reales y de la misma forma en que serian empleadas en el campo de combate. El uso de simuladores de duelo incrementa la capacidad de combate y la efectividad del adiestramiento militar.

Modificaciones efectuadas desde su primera versión en la década del 90´ hasta la actualidad:

  • Provisión de una computadora tipo toughbook (notebook resistentes a golpes, polvo y salpicaduras), permitiendo su uso a la intemperie y en condiciones climáticas adversas.

  • Desarrollo de software de última generación para gestionar eventos del ejercicio y programación del emisor y del arnés receptor.

  • Agregado de un sistema de memoria para mantener la información cuando se cambian baterías, permitiendo mayor agilidad al entregar equipos.Pudiéndose programar con días de anticipación y cambiar las baterías sin necesidad de reprogramar el sistema.

  • Provisión de baterías recargables de 9 volt que permiten una mayor autonomía.

  • Cajas de transporte individual y especial para arnés y emisor.

  • Caja de transporte con manija extensible y ruedas diseñada para todo el equipamiento base del sistema (arma de árbitro, cámara/monitor led 7 pulgadas, toughbook y trípode para alineador de fusiles).

Uno de los cadetes que probó el sistema fue el cadete de IIdo año Pedro Rivol Pitt, perteneciente a la segunda compañía de Infantería quien comentó lo siguiente:

“Este simulador nos permite instruirnos con un realismo considerable y manteniendo las medidas de seguridad, cuestión que es muy importante”.


“Antes de este sistema nosotros trabajábamos con fogueo y eso nos presentaba una dificultad porque no sabíamos realmente cuando nos pegaban o hacíamos blanco"

"Con este sistema nos damos cuenta de lo difícil que es adquirir un blanco y lo necesaria que resulta la instrucción, además de permitirnos practicar las distintas posiciones del tirador y las cubiertas que tenemos que tomar para no ser abatidos por el enemigo"

cadete de IIdo año Pedro Rivol Pitt