Mendoza celebró su Día Provincial del Libro Infantil y Juvenil


En homenaje a Liliana Bodoc, escritora de libros infantiles y juveniles, la Legislatura de Mendoza promulgó la Ley 9.079 estableciendo que cada 21 de julio se celebre el Día Provincial del Libro Infantil y Juvenil.

En este día, la Dirección General de Escuelas y la Secretaría de Cultura de la provincia, dispondrán de actividades de promoción y fomento de la lectura destinadas a niños y jóvenes, especialmente en el ámbito educativo.

En los fundamentos de la Ley se establece que se propiciará “la concreción de eventos especiales tales como encuentros con autores e ilustradores, concursos de cuento, premios para libros publicados entre otros; y una amplia difusión de su obra, especialmente en el ámbito educativo formal y no formal, merecido por su inmenso aporte en pos de embellecer las letras, con una perspectiva latinoamericana, que contribuyó y contribuye a formar conciencia de nuestro modo de ser, en especial entre los lectores más jóvenes."

Liliana Bodoc nació un 21 de julio. Publicó su primer libro Los días del venado a sus 40 años. Su debut literario no pudo ser más auspicioso, ganó el premio a la Mejor Obra Literaria Juvenil por la Fundación El Libro en la Feria del Libro de Buenos Aires (2000), el Premio Fantasía, el Primer Premio de Narrativa de la Fundación Fantasía Infantil y Juvenil, una mención especial de The White Ravens y sería parte de la lista de honor del premio Andersen.

Además del reconocimiento, Bodoc había descubierto una forma de ingresar, desde lo latinoamericano, al género fantástico juvenil con una escritura que aunaba la calidad literaria con una perspectiva original. Admiradora de Tolkien, buscó salirse de ese modelo que consideraba “eurocéntrico, patriarcal, ario y eclesiástico” aunque indispensable para poder escribir su propia historia.

Abundan en ella las referencias a las culturas mapuches, aztecas, mayas y otras visiones del mundo que discuten con sus maestros. Su obra nació madura. Realidad y fantasía no eran, para ella, criterios excluyentes, dos piernas que no pueden andar por separado. La Saga de los confines, que inició con Los días del venado, se completaría con Los días de la Sombra y Los días del Fuego.

Nacida en Santa Fe, criada en Mendoza y vecina, hasta el fin de su vida, del pueblo de El trapiche, en San Luis, Bodoc tuvo una breve e intensa carrera literaria. Su irrupción en el mundo de las letras le llegó mientras desarrollaba su carrera docente de Literatura Española y Argentina en la Universidad Nacional de Cuyo. En dieciocho años, llegó a publicar casi una treintena de títulos. Entre ellos, El espejo africano, novela que se hizo merecedora del importante premio El barco de vapor en 2007.

Fuera de la precisión formal que tiene su poesía y su prosa, así como las adaptaciones teatrales de sus piezas que han sido llevadas a escena –principalmente- por la compañía Tres gatos locos, son una valiosa puerta de entrada a otros mundos que nos permiten pensar el propio con más herramientas. Las infancias y juventudes que han recibido sus textos son más plenas, el acceso a un capital imaginario es transformador, fomenta la creatividad, el gusto por las artes, el amor por las palabras.

Si bien la escritura de Bodoc trasciende a lo juvenil y los encasillamientos son siempre injustos, también es cierto que allí ha captado a sus más fieles seguidores. En ese género tan difícil y con ese público de lectores que no suelen aceptar la subestimación ni el engaño, Bodoc ha cimentado uno de sus legados más valiosos. Dar de leer a las jóvenes generaciones, inculcarles el placer por la lectura, es una de las tareas más sagradas para los escritores.

El 6 de febrero de 2018, con 58 años, Liliana Bodoc falleció, dejando trunca una de las obras más importantes de nuestras literatura.

Desde nuestra Biblioteca Nacional de Maestros invitamos a disfrutar de la vidriera realizada por el equipo creativo, a revivir uno de sus más bellos cuentos Blanco, publicado en Sucedió en colores.