Marcos Peña presentó un nuevo informe de gestión en Diputados


El jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo en la Cámara de Diputados que el Gobierno seguirá apelando "al valor del diálogo para superar trabas y dilemas" que la Argentina "lleva décadas sin poder resolver", pero advirtió que es necesario dar ese debate "con responsabilidad, sin engaños y sin demagogia".

Al exponer un nuevo informe de gestión del Poder Ejecutivo ante el cuerpo parlamentario, previno que "no es posible que resolvamos los problemas de los argentinos a través del conflicto permanente" e hizo un llamado a discutir el desafío del equilibrio fiscal "a partir del compromiso con la verdad, con poner la realidad sobre la mesa y trabajando todos juntos para encontrar soluciones".

Peña señaló que el rumbo que ha emprendido el Gobierno "nos va a permitir tener más herramientas y más previsibilidad para terminar de cruzar ese camino en el que ya hemos pasado, a nuestro entender, por la etapa más difícil".

Pero subrayó que hay que entender que "nos enfrentamos a un desafío histórico como dirigencia política y social, que nos exige un mayor esfuerzo en términos de construir los acuerdos necesarios para lograr una mayor velocidad en nuestro camino hacia el equilibrio fiscal".

El Jefe de Gabinete se pronunció en estos términos al brindar su informe de introducción ante el plenario de la Cámara antes de comenzar a responder las preguntas de los legisladores.

Sostuvo que el debate sobre el equilibrio fiscal "se puede dar de diversas maneras" y aseveró que "de nuestra parte lo daremos siempre priorizando el valor del diálogo y el valor de trabajar todos juntos en una dinámica de responsabilidad".

Afirmó que el Gobierno está abierto a considerar "si hay una visión alternativa a que nuestro desequilibrio fiscal se puede financiar por otras vías que no son las que estamos hoy usando".

"También escucharemos si hay una vía distinta para reducir la carga tributaria muy alta que tenemos que ir bajando para lograr mayor inversión y producción, o si hay vías alternativas para entender cómo se puede mejorar la calidad, la eficiencia y la transparencia del gasto público", agregó.

Pero advirtió que "rechazaremos la demagogia de plantear al mismo tiempo no se endeuden, reduzcan el déficit, reduzcan los impuestos, porque eso es subestimar a los argentinos".

"Los argentinos saben que las dificultades existen. Si nosotros a lo largo de nuestro Gobierno podemos incorporar mejores ideas sobre cómo realizar estos desafíos, lo haremos, pero no vamos a ceder en el compromiso con decir la verdad y con poner la realidad sobre la mesa", remarcó.

El Jefe de Gabinete puso de relieve también que "no sirve engañarnos pensando que la Argentina va a tener eternamente oportunidades de confianza como las que tiene hoy del mundo".

"No sirve engañarnos y creer que esto puede ser resuelto por uno y no por todos. No sirve tampoco pensar que hacemos todo bien como Gobierno, pero creo que tampoco sirve mucho buscar respuestas simples a problemas complejos", agregó.

Apuntó que la economía argentina "lleva siete trimestres consecutivos de crecimiento", aunque, simultáneamente, tiene que afrontar "un desafío particular" en materia de confianza "para que el camino gradual" que lleva adelante el Gobierno "pueda ser financiado".

Dijo que ello es indispensable a fin de evitar "un ajuste más veloz, de una día para el otro, que tendría muy negativas consecuencias sociales y económicas".

Subrayó que "en el diseño económico y en el fortalecimiento de nuestro Banco Central contamos con la herramientas necesarias para amortiguar el impacto" de la volatilidad que se vivió hasta hace una semana en "un contexto más complejo a nivel internacional para todos los países emergentes".

Afirmó que el Gobierno tomó "la decisión preventiva de acudir al Fondo Monetario Internacional, no para redefinir nuestra política económica, no para reducir nuestra soberanía, sino simplemente para conseguir reducir nuestra volatilidad a través de un prestamista con mejores condiciones de tasa de interés".

Peña recordó que en el mensaje que lanzó el presidente Mauricio Macri con la propuesta de los consensos básicos tras las elecciones legislativas del año pasado ya se había planteado "la necesidad de encontrar el equilibrio fiscal y romper esa cultura que lleva más de un siglo en la Argentina de gastar más de lo que tenemos".

Señaló que "en ese debate se pudo avanzar con cosas concretas, gracias al diálogo, como ocurrió en esta Cámara y en la Cámara de senadores, con la ley de responsabilidad fiscal y con el Pacto Fiscal con los gobernadores" .

"También con esas políticas que nos permitieron pasar de provincias cuya mayoría tenía problemas para pagar los sueldos en diciembre de 2015 a provincias que el año próximo van a estar en su inmensa mayoría en superávit", añadió.

El Jefe de Gabinete confió finalmente en que dándole continuidad a esa dinámica de trabajo se podrá "poner sobre la mesa la discusión de tareas y responsabilidades de cada uno de los niveles de Gobierno, entendiendo que el federalismo en muchos temas está más declamado que concretado".