Marcos Peña: "Nuestro mercado debe ser el mundo"


El jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que el Gobierno continuará trabajando para "construir una economía con sus cuentas equilibradas", que favorezca "la inversión y la creación de empleo", y destacó la importancia de ampliar y diversificar cada vez más las exportaciones.

"Nuestro mercado debe ser el mundo", afirmó esta tarde en la Cámara de Diputados al exponer un nuevo informe de gestión del Poder Ejecutivo.

Peña señaló que "estamos construyendo una economía con sus cuentas equilibradas, con tipo de cambio flotante, un clima que de verdad favorece a la inversión, un Estado que ayuda a las empresas que quieren mejorar y cuida a los que lo necesitan, y una mirada hacia el mundo como una oportunidad o un desafío, no como una amenaza".

Aseguró que ”vamos a seguir trabajando así porque confiamos en los argentinos y estamos muy orgullosos del esfuerzo y del acompañamiento que todos los argentinos están haciendo todos los días".

El Jefe de Gabinete subrayó en su informe de apertura, antes de comenzar a responder las preguntas de los bloques legislativos, que "continuamos abriendo mercados en el exterior para que las empresas argentinas puedan seguir ampliando su público".

"En estos años abrimos más de 70 mercados para 100 productos y facilitamos la exportación a nuevas empresas, por ejemplo, con el proceso de Exporta Simple", agregó.

Dijo que "en esto queremos ser muy contundentes, no hay antecedentes de una economía de nuestro tamaño que solo crezca por el consumo del mercado interno".

"No lo hay. Debemos producir y obviamente conservar y cuidar el poder adquisitivo de los argentinos, pero además, generar una gesta, una cruzada de exportación para que cada pyme de nuestro país esté pensado cómo hacer para llegar a nuevos mercados y exportar", afirmó.

Sostuvo que "ese es el camino para generar los empleos que hacen falta y para salir adelante como sociedad".

El Jefe de Gabinete destacó que "además estamos trabajando en facilitar el consumo, fortaleciéndolo sin ningún prejuicio" un programa como el Ahora 12.

Dijo que "en la primera mitad de este año se registraron 20 millones de operaciones con Ahora 12, casi el doble que hace dos años", lo cual ha beneficiado a sectores como el textil y el calzado.

Agregó que también "estamos trabajando con los bancos públicos y provinciales para abrir una línea de estímulo por más de 33.000 millones de pesos enfocados en las pymes para que puedan invertir, conseguir capital de trabajo, descontar cheques y evitar de esta manera que se paralice ese circuito producto de la coyuntura".

Durante el informe Peña hizo una evaluación de los hechos registrados en los últimos meses en el mercado cambiario, que "generaron dudas y preocupaciones sobre el futuro", indicó.

"Entendemos que frente a esa angustia y miedos lo primero que tenemos que hacer como Gobierno y como dirigentes políticos es seguir estando cerca de los sectores más vulnerables y afectados", remarcó.

"Dar la cara, dialogar, escuchar, no enojarse, no esconderse, tomar decisiones, gobernar, planteando y pensando permanentemente, no en los costos o las dificultades del corto plazo, si no en la responsabilidad del largo plazo, de dónde queremos ir como sociedad", agregó.

Recordó que en esos hechos confluyeron en parte las consecuencias de la sequía, "la peor de los últimos 50 años", así como "el contexto internacional con el cambio de la políticas de tasas de Estados Unidos".

Mencionó también "la suba del petróleo" y su incidencia en el déficit comercial de la Argentina como consecuencia de "la muy negativa política energética" del anterior Gobierno.

Dijo que todo "eso nos llevó a un deterioro de la confianza que se vio reflejado en el mercado cambiario que hoy es absolutamente libre y flota. cosa que creemos que es uno de los aprendizajes positivos que hemos incorporado en este programa respecto a muchas experiencia en el pasado".

Peña puso de relieve que frente a esas adversidades el Gobierno mostró capacidad de reacción y "claridad para tratar de evitar los errores del pasado".

En ese sentido destacó que "salimos de la inestabilidad cambiaria con las mismas reglas de juego", a diferencia de lo que sucedió con "la fuerte devaluación de 2014, que nos regaló el cepo cambiario y otras cuestiones" que agravaron el problema.

Afirmó que esto ha sido "muy importante para la confianza en el futuro en la economía".

En igual sentido apuntó que el acuerdo de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional, a partir de una decisión tomada "sin especular con el corto plazo", va a contribuir "a reducir esa vulnerabilidad externa que teníamos".

"Estamos absolutamente convencidos que tampoco las cosas están tan mal como están diciendo algunos. No es cierto que estamos ante una crisis estructural como otras que existieron en nuestra historia", advirtió.

"No son ciertas muchas cosas que se están diciendo respecto a la destrucción de empleo, a la pérdida de poder adquisitivo, a la inevitabilidad de una fracaso de una Argentina que busca ser abierta, ser desarrollada, que busca generar trabajo a partir de la inversión y de las exportaciones y no de caminos que nos han llevado al fracaso", agregó.

Por otra parte, Peña anticipó que "en los próximos días estaremos relanzando el programa de créditos ANSES, antes llamado Argenta, que el año pasado permitió acceder al crédito a casi cinco millones de jubilados y familias de bajos ingresos".

Dijo que "esperamos dar créditos nuevos por otros 30.000 millones de pesos".

"Y seguimos fortaleciendo, al mismo tiempo, la red de protección social, con una participación récord en el presupuesto nacional y más niños que nunca alcanzados por la AUH y cobertura casi universal para los adultos mayores", sostuvo.

Peña remarcó, además, que "muchas de las medidas y decisiones que tomamos en estos años ya están dando frutos y se están fortaleciendo sectores de la economía que habían estado estancados mucho tiempo y que nos van a permitir crecer y generar empleo sostenidamente".

"Dijimos desde el primer día que queríamos y queremos una economía basada en la inversión y las exportaciones, que es lo que nos permite tener un crecimiento sólido y mirando al futuro. El año pasado la inversión creció un 11 por ciento y fue su mejor año desde 2011.

No es cierto que no existan inversiones en este momento en la Argentina", indicó.

Recordó luego que "se anunciaron inversiones muy importantes en distintos sectores".

"Más de 46.000 millones de dólares en petróleo y gas, 12.000 millones de dólares en generación y distribución de energía, más de 10.000 millones de dólares en minería, casi 8.000 millones de dólares en telecomunicaciones y medios, 7.000 millones de dólares en desarrollo inmobiliario, 5.000 millones de dólares en productos de consumo y un número similar en energías renovables", apuntó.

Destacó también "la revolución de los aviones está cambiando la manera de conectarnos como país, exactamente lo contrario a la bandera de miedo que quisieron agitar".

"Con más empresas, más vuelos, más aeropuertos y más inversiones, y con una participación central de Aerolíneas Argentinas, este año ya volaron siete millones de personas dentro del país, un 37 por ciento más que en 2015, muchas de ellas por primera vez en avión, y sin pasar por Buenos Aires", agregó.

Dijo que "la red de fibra óptica de ARSAT ya tiene más de 27.000 kilómetros en funcionamiento (contra 6800 en diciembre de 2015) y ya logramos duplicar la velocidad de acceso fijo a Internet, que aumentará otro 50 por ciento en los próximos dos años".

Agregó que "seguimos ejecutando el plan de infraestructura más ambicioso y más trasparente de las últimas décadas".

"Mantenemos el objetivo de duplicar nuestra red de autopistas, estamos dando un impulso nunca visto al transporte de cargas, renovando puertos y aeropuertos, ferrocarriles, haciendo obras para evitar inundaciones en las ciudades y en el campo, agua potable y cloacas en ciudades de todo el país", indicó.

Sostuvo que "el campo, motor de nuestra economía y muchas veces despreciado, está empezando uno de sus ciclos más fuertes de inversión, cosecha y producción, después de la serie de sequías e inundaciones de los últimos años".

"Y la producción de carne, muy castigada la década anterior, está exportando 350.000 toneladas por año, un 67 por ciento más que en 2015 y sin afectar la mesa de los argentinos, porque el consumo de carnes sigue aumentando", aseveró.