Marcos Peña: "Cada uno de los problemas de los argentinos tiene solución"


El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, destacó ante representantes de pequeñas y medianas empresas que el Gobierno tomó “la decisión de redoblar la apuesta y poner más energía y entusiasmo porque cada uno de los problemas de los argentinos tiene solución”.

Peña remarcó que “por primera vez” la Argentina ha podido “salir de una situación estructural compleja” sin que se haya producido “un quiebre de esos que han dañado tanto el tejido social y productivo del país” en épocas anteriores.

“Esto es un logro histórico y trascendente que nos permite ahora tener una plataforma sólida para poder crecer de forma sustentable por las próximas décadas”, sostuvo.

Señaló que esa “transición se hizo sin muletas, sin herramientas artificiales que nos traen pan para hoy y hambre para mañana” y afirmó que el crecimiento actual “se basa en condiciones macroeconómicas sanas, sustentables, que nos permiten mirar un horizonte distinto”.

El Jefe de Gabinete formuló estos conceptos al exponer en la celebración del Día de la Industria organizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en la sede de la entidad.

También participaron los ministros de Producción, Francisco Cabrera, y de Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio; el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, y el presidente de la CAME, Fabian Tarrío.

Peña enfatizó que “no hay salida de la pobreza si no generamos muchos puestos de trabajo formales y de calidad, y no hay desarrollo posible que no sea federal, que no busque que en cada pueblo de la Argentina haya producción”.

Puntualizó que ha “que tener la valentía de decir que vivir de lo nuestro no nos va a sacar de la pobreza”.

“Nos va a sacar de la pobreza integrarnos orgullosamente al mundo, ser protagonistas, buscar crecer, y para eso entendemos que no se puede hacer un camino de un día para el otro, pero tenemos que ir con la verdad, porque no hay una sola comunidad en el mundo que se esté desarrollando a partir de encerrarse”, explicó.

Remarcó que la Argentina “recorre una procesión entre el país que somos y el que podemos ser, y nuestro desafío es estar con los sectores que más ayuda necesitan”.

En ese sentido, puso de relieve las iniciativas implementadas por el Gobierno para impulsar la actividad de las pequeñas y medianas empresas y “ayudarlas a crecer”.

“Los argentinos hemos aprendido a los golpes, con las crisis y los fracasos acumulados, que no hay desarrollo económico, industrial ni crecimiento para las PymEs sin calidad institucional y democrática”, dijo.

Advirtió que el desarrollo fracasa si los funcionarios “no entienden que estamos de turno, al servicio de los ciudadanos y siendo conscientes de que los verdaderos transformadores son los argentinos y no el gobernante con vocación mesiánica”.

Resaltó, en esa línea, la “enorme dignidad y rebeldía” que demostró la sociedad en las PASO “ante los agoreros del fracaso que nunca pudieron resolver nada y que durante un año y medio fueron diciendo que íbamos a una gran crisis económica”.

“Hoy los argentinos demostraron que no se compran más las mentiras, que tienen la dignidad de haberse rebelado, sabiendo que había que hacer un gran esfuerzo y poner el hombro como lo siguen haciendo muchas pymes en todo el país”, añadió.

Subrayó que “se puede vivir mejor de lo que hemos vivido, ser un país con prosperidad, igualdad y oportunidades para todos y que no estamos condenados a gobiernos que nos roban, nos mienten o que no nos permiten crecer”.

Peña destacó la necesidad de que la Nación y las provincias trabajen juntas “para lograr romper esas dicotomías obsoletas de centralismo y federalismo” y revertir el hecho de que “tenemos demasiados pueblos en el país que prácticamente no tienen empleo privado”.

Señaló que la Argentina se encontrará en los próximos meses con el desafío de ser anfitriona de la cumbre del G20 que debatirá “cuál es el camino para resolver los problemas del mundo”.

“Allí la CAME también va a tener la oportunidad de integrar, junto a otras entidades empresariales, la conducción y el trabajo del B20, particularmente de las PyMEs”, puntualizó.

A su vez, Cabrera destacó que las ventajas por la ley Pyme alcanzaron ya a unos 300 mil establecimientos y señaló que desde el Ministerio de Producción “se generaron beneficios por 22.700 millones de pesos”.

Precisó que las PyMEs ahorraron 3500 millones de pesos por compensación del impuesto al cheque y en descuentos del Impuesto a las Ganancias por inversiones productivas.

Al mismo tiempo, dijo que se liberaron mil millones de pesos por la eliminación del impuesto a la Ganancia Mínima Presunta y más de 5100 millones en IVA diferido a 90 días.

En tanto, Frigerio señaló que a partir del trabajo en conjunto con las entidades “ayudamos a fortalecer la competitividad de las pequeñas y medianas empresas y ayudamos al comercio”.

“Además, mejoramos de manera significativa la calidad de vida de los vecinos” de las localidades que requieren un mejor desarrollo para el sector, apuntó.