Los titulares de Educación de Argentina y Sudáfrica mantuvieron una reunión de cooperación educativa

Las acciones implementadas por cada país en la pandemia y la implementación de una agenda común en materia de Derechos Humanos fueron los principales temas abordados durante la reunión.


Los Ministerios de Educación de Argentina y Sudáfrica realizaron el día de hoy una reunión entre ambas naciones con el objetivo de compartir experiencias y acciones llevadas adelante durante la pandemia por COVID-19 y conversar acerca del regreso presencial a las actividades educativas. Además se propuso una agenda de trabajo en conjunto en materia de Derechos Humanos.

La videoconferencia contó con la presencia del ministro de Educación, Nicolás Trotta y su par sudafricana, Matsie Angelina Motshekga. También estuvieron presentes la embajadora Phumelele Gwala y el secretario de Políticas de Cooperación Educativa y Acciones Prioritarias, Pablo Gentili.

Al respecto, Trotta manifestó: “Es muy importante que podamos establecer una agenda de cooperación con temas concretos de la manera en la que venimos trabajando. Para nosotros la cooperación entre países en materia educativa resulta fundamental y creemos que ese vínculo debe ser profundizado porque es muy provechoso en este momento de enorme complejidad.”

Sudáfrica se encuentra desde el día 21 de septiembre en el Nivel 1 del aislamiento obligatorio (el más flexible y de mayor apertura económica) de los cinco niveles pautados como parte de la Declaración de Desastre Nacional decretada en marzo pasado por este país.

El 18 de marzo el presidente de Sudáfrica anunció el cierre de todas las escuelas. Cada provincia, distrito, circuito y escuela debería tener un plan de recuperación práctico e integral para ser implementado. Durante estos meses se intensificó la campaña Read to Lead (Leer para liderar) a fin de garantizar su utilización para ayudar a los alumnos y padres a participar en las iniciativas de alfabetización; se incentivó a las escuelas a dar a los alumnos el trabajo que pueden hacer en casa con la supervisión de los padres y se alentó a las escuelas a que entreguen a los alumnos libros de trabajo y hojas de trabajo para mantenerlos activos en las iniciativas basadas en la currícula.

El regreso a las aulas se ha realizado dividiendo los grados en dos grupos, que alternan su presencia en las escuelas: la mitad de los alumnos acuden a clases tres veces en una semana y la otra mitad dos veces en una semana, intercambiándose los días de semana entre ambos grupos, con el objetivo de que las aulas estén ocupadas al 50% de su capacidad.