Los Centauros del Escuadrón Paracaidista 4 se adiestraron en La Rioja

El Escuadrón de Exploración de Caballería Paracaidista 4 realizó, junto con la Sección Guías Paracaidistas y la Sección de Inteligencia Paracaidista, ejercicios operacionales en la costa baja de los llanos riojanos, con la finalidad de estandarizar procedimientos y optimizar las tácticas y procedimientos de empleo de cada uno de los elementos y optimizar el empleo reunido.


Los elementos participantes de las ejercitaciones desarrollan misiones particulares en el ambiente operacional, todos ellos son especialistas en tácticas y técnicas especificas, pero el factor común es la búsqueda y transmisión de información de la zona de empleo, ya sea mediante la exploración y reconocimiento con los elementos de exploración, la obtención de información y la producción de inteligencia de combate por parte del elemento de la tropa técnica de inteligencia, como también la obtención de información del terreno, condiciones meteorológicas y marcación de zonas de lanzamiento de paracaidistas que desarrollan los guía paracaidistas.

En este caso particular, la subunidad que llevó el esfuerzo de las actividades de adiestramiento operacional fue el Escuadrón de Caballería Paracaidista 4, único elemento del arma de caballería de su tipo, caracterizado por la aptitud de proyectarse junto con la IVta Brigada Aerotransportada de la cual es un elemento orgánico, ademas de ser su elemento básico de exploración, contando con la capacitación particular de sus efectivos como tropa paracaidista y de sus medios, aptos para ser desplegados mediante el aerolanzamiento o la aerocoperacion en operaciones aeromóviles y aerotransportadas.

Para desarrollar las ejercicios, las unidades debieron realizar una marcha motorizada de 400 kilómetros, desde sus asientos de paz en la provincia de Córdoba, desplegando todos los elementos logísticos que le permitieron desarrollar las tareas con autonomía durante los días de despliegue, llevaron desde el agua potable, los víveres y los repuestos para el mantenimiento de los efectos que emplearon en cada una de las arduas jornadas de trabajo.

Las actividades de adiestramiento se realizaron en proximidad de las localidades riojanas de Tuizón, Chila, Dique La Aguadita, Santa Lucía, Santa Bárbara y Chamical, sobre la costa baja de la Sierra de los Llanos y Sierra de los Quinteros.

Entre las principales actividades desarrolladas se destacaron:

Ejercicio de planeamiento de las operaciones, utilizando los procedimientos que rigen la toma de decisiones en los niveles tácticos inferiores, incluyendo la aplicación de técnicas para la realización de orientaciones topográfico táctica en todos los niveles de la conducción ejercitados y conformación y utilización de mesas de arena para simular el terreno a escala reducida.

Durante la ejecución de las tareas planificadas, los elementos adiestrados tuvieron una importante exigencia física realizando una Infiltración terrestre diurna y nocturna de 40 kilómetros a pié, bajo situación de combate, realizando un gran esfuerzo físico al cargar y transportar el armamento y el equipo individual (Mochilas y correajes).

Éste ejercicio, permitió también el adiestramiento de los operadores de los radares terrestres Aselsan ACAR K, recientemente provistos, pudiéndose comprobar un alto grado de eficacia en la detección de blancos terrestres en distancias medias.

Asimismo se operaron aeronaves no tripuladas tipo drone, en la ejecución de exploración y reconocimiento aéreo, como complemento de otras técnicas operativas, logrando incrementar las horas de vuelo de instrucción y perfeccionar el rendimiento en cuanto al análisis e interpretación de imágenes aéreas diurnas.

También tuvieron la oportunidad de mejorar sus destrezas los tiradores especiales, tanto en la elección de las posiciones de tiro, en desenfilada y en altura como en la realización de cálculos de viento, deriva y apreciación de distancias.

Además, la sección morteros 81mm realizó ejercitaciones para comprobar las técnicas en la selección y ocupación de la posición y las impartaciones de ordenes de apertura de fuego y las comunicaciones para la dirección de los mismos.

El adiestramiento abarcó todos los elementos operacionales incluyendo el Puesto de Comando Principal y el Puesto de Comando Táctico, realizando los reconocimientos necesarios para la selección del emplazamiento y también se ejercitaron cambios de posición de dichas instalaciones.

Por último fueron comprobadas las instalaciones de los trenes logísticos de la subunidad.

ACERCAMIENTO A LA POBLACIÓN LOCAL

Luego de realizadas las actividades operacionales, no faltó tiempo para dedicarse a las tareas de acercamiento de la Fuerza con nuestros conciudadanos y nada mejor que llegar con la calidez humana que caracteriza al soldado argentino. Es que, previo al despliegue, los Centauros del Escuadrón de Exploración de Caballería Paracaidista 4, evaluaron las necesidades de los más pequeños que habitan los llanos riojanos y durante algunos meses se dedicaron a juntar ropa y juguetes que ya no usaban en sus hogares, también adquirieron algunas golosinas y útiles escolares, procediendo a la entrega del material en escuelas rurales de la zona pudiendo recoger el cariño y respeto, no solo de los mas chicos, sino de todas las familias riojanas.