Las novedades que trae el nuevo Código Penal

La iniciativa que ingresó al Senado incorpora nuevas modalidades delictivas y, también, actualiza las penas de los delitos que ya formaban parte del cuerpo normativo.


En poco tiempo más empezará en el Congreso el debate de la reforma integral del Código Penal de la Nación. Narcotráfico, corrupción y delitos viales son algunos de los aspectos que recibieron cambios. Pero también se añadieron los delitos contra el ambiente y los informáticos, entre otros. Aquí, algunas de las modificaciones propuestas en el proyecto:

-Corrupción: el proyecto busca reflejar los esfuerzos que se realizaron en este sentido en los últimos años, así como las normativas que ya eran utilizadas como la de Responsabilidad Penal Empresaria, que implica que las empresas también pueden recibir condenas penales en su contra. Los delitos de corrupción como el cohecho, el soborno transnacional y el enriquecimiento ilícito, entre otros, ya no recibirán penas menores: los máximos pasaron de 4 a 12 años. También se suma la figura de corrupción entre particulares, con penas que van de los 6 meses a los 4 años de prisión y multas de 2 a 5 veces el valor del beneficio obtenido.

-Narcotráfico: se elevan las penas para los cabecillas de organizaciones; se los diferencia, además, de los eslabones más bajos de la cadena. El “paco” recibe un tratamiento especial y quienes lo comercialicen tendrán penas más duras. Por otro lado, se recoge la doctrina del fallo Arriola, que determina que la tenencia de drogas para consumo personal no es delito si está restringida al ámbito de la privacidad.

-Delitos viales: las víctimas de siniestros viales tienen un nuevo rol en los procesos judiciales por siniestros viales, a raíz de las modificaciones legislativas impulsadas por el Ejecutivo en el Congreso. Pero, además, se agregó en el proyecto de reforma una propuesta para elevar el máximo de la pena contemplada para los homicidios imprudentes. También se incorpora la figura de conducción temeraria, para los casos en los que las personas conduzcan intoxicadas (con alcohol o drogas) o a altas velocidades, aun si nadie resultara lesionado por esas conductas.

-Violencia de género: para estos casos, el proyecto establece que el juez deberá imponer, sin excepción, una pena que se encuentre en el tercio superior de la escala. También se llevará a cabo un seguimiento sociojudicial en los delitos como el abuso sexual agravado y otros que se lleven a cabo en el marco de la violencia de género.

-Delitos informáticos: este tipo de delitos son una de las novedades que incorpora la iniciativa, en miras a superar el debate acerca de si deben existir normas específicas para lo relativo a la web. Además de aumentar las penas para el grooming –ciberacoso sexual infantil- a cinco años de prisión como máximo, se penará con prisión a quien tenga, produzca, financie, ofrezca y publique pornografía infantil. También se penaliza la pornovenganza, es decir, la publicación de imágenes o videos privados sin consentimiento de la otra persona. También se penará lo relativo a robo, hurto, daño fraude y acceso ilegal a datos informáticos.

-Ambiente: estos delitos también resultan una novedad. El proyecto estipula la sanción de los delitos de contaminación y otros daños graves con penas de hasta 5 años de prisión, multa e inhabilitación especial. Además, se establecen agravantes cuando estén involucrados desechos peligrosos, y en estos casos la pena puede alcanzar los 10 años de prisión.

-Deportes: la iniciativa prevé la creación de un agravante para todos los delitos que sucedan en el marco de un espectáculo deportivo, tanto en el estadio como en las inmediaciones, y mientras se realizan los traslados hasta el lugar en el que se lleve a cabo el evento. También se penalizará a los dirigentes, empleados o miembros del club que permitan que se guarden armas o elementos peligrosos en las instalaciones.