La visita de Mudanzo


Mudanzo, uno de los proyectos ganadores de la primera edición de Factoría en Danza, visitó nuestra Casa Central de la Cultura Popular en Barracas y realizó un taller gratuito.

Cuando la cámara se prende, comienzan los 15 segundos de libertad para que el cuerpo se mueva como le plazca. Bailar, danzar, saltar, bambolearse, jugar en la escalera, en el baño, en el medio de la calle, en la biblioteca, en el auditorio... en donde a cada uno le parezca. “En el proyecto Mudanzo las y los participantes son las personas que se animan a bailar frente a la cámara y en el lugar que más le guste. No hay escenografía, no hay bailarines profesionales, sino todo aquel que tenga ganas de soltarse y bailar, siguiendo dos mínimas reglas” - explica Cecilia Meza, bailarina, docente, coreógrafa y una de las cuatro integrantes del colectivo.

Otras de las integrantes del cuarteto: Constanza Zarnitzer, realizadora audiovisual y productora artística en del proyecto, y Melina Constantakos, directora de fotografía, agregan: "En Mudanzo se cruza el lenguaje audiovisual y el lenguaje de movimiento. Tiene un formato infinito, porque si bien tiene una apertura y un cierre, se va encadenando en la unión de una persona con otra, cada una generando un fragmento de videodanza, poniendo el cuerpo y las ideas en acción frente a cámara, y de esa misma idea surgen múltiples versiones. Su concepción es análoga a la de un cadáver exquisito”.





Por su parte, una de las participantes del Taller de Bachata realizado en nuestra Casa de la Cultura con este colectivo como invitado especial señala: “Lo más importante es divertirse, tener sensaciones, que te salgan pasos de la nada, moverte como se te dé la gana". Mientras tanto, los disparadores parecen inspirados en María Elena Walsh: “imitar cómo baila un mono”, “caminar como un astronauta”, “bailar como si se estuviese dentro de un río”.

La única regla: mantener hasta el final el movimiento con las indicaciones de las talleristas. Luego llegará el momento de los celulares que registran los movimientos, para que todos puedan replicar la experiencia y hacer sus propios mudanzos en casa, en la escuela, en la cuadra y en el barrio.