La sede de la Embajada del Perú en Buenos Aires será declarada como Bien de Interés Arquitectónico Nacional


El día de ayer en la Embajada de la República del Perú se firmó el acuerdo interinstitucional entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de este país, representado por su embajador en la República Argentina -John Peter Camino Cannock- y la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, representada por su presidenta -Teresa de Anchorena-, para declarar como Bien de Interés Arquitectónico Nacional la Residencia de la Embajada del Perú en la ciudad de Buenos Aires, ubicada sobre la Avenida del Libertador 1728.





Este edificio fue construido originalmente como vivienda para Alberto del Solar Dorrego y su familia, quien encargó su diseño al reconocido arquitecto argentino Alejandro Bustillo. Terminada en 1929, la casa permaneció en manos de la familia hasta 1939 cuando fue adquirida por el Estado Nacional Argentino, quien a comienzos de la década de 1940 la donó a la República del Perú, y desde 1942 funciona como Residencia de la Embajada. Se trata de un bien de relevante valor arquitectónico dentro de la vasta obra de Alejandro Bustillo, autor también de la actual Residencia de la Embajada del Reino de Bélgica y la Casa de Victoria Ocampo, situadas en el entorno inmediato del edificio a declarar. Destaca además su composición siguiendo el modelo del hôtel particulier francés, y sus interiores diseñados en una sobria versión del estilo Luis XVI.





A través de este acuerdo interinstitucional firmado en el marco de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, de la que ambos Estados son parte, y la Ley 12665 y sus modificatorias, se establecieron las pautas para la declaratoria, asesoramiento y acciones de preservación patrimonial del inmueble, propiedad de la República del Perú. “En estos setentaisiete años en lo que esta casa ha estado al cuidado del Gobierno del Perú, se han hecho grandes esfuerzos por conservarla, restaurarla y mantener su elegancia, prestancia y estilo arquitectónico. Es una casa con historia, que simboliza mucho de la relación entre el Perú y la Argentina, como también lo hace la Residencia de la Embajada de Argentina en Lima, Perú, que fue donada en los años 20, hace 100 años” expresó el Embajador John Peter Camino Cannock.





“He venido muchas veces a la Embajada del Perú, pero nunca la he visto tan bella como ahora y eso se debe a la gestión actual del Embajador y de todos sus colaboradores. La obra de Alejandro Bustillo se ve realzada por el cuidado y el conocimiento. Una cosa es cuidar y otra cosa es saber cuidar de algo, como la propia casa y el rescate de los muebles históricos” concluyó la Presidenta de la Comisión Teresa de Anchorena.