La Secretaría de Energía firmó un convenio con el INTI para controlar la calidad de los combustibles y la seguridad de las instalaciones

La cartera energética contará con nuevas herramientas de control para avanzar en la mejora de las condiciones de seguridad en las estaciones de servicio, en el marco del Programa Nacional de Control de Calidad de Combustibles Líquidos.


La Secretaria de Energía firmó un nuevo convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que le dará herramientas para controlar y mejorar las condiciones de seguridad en las estaciones de servicio del país con el espíritu de mitigar las operaciones clandestinas en todo el territorio nacional. Todo esto realizado en el marco de la ejecución del Programa Nacional de Control de Calidad de Combustibles Líquidos.

Además de ejecutar los controles vinculados a la calidad de los productos que se comercializan en la Argentina, el Convenio interministerial 2021 firmado entre Energía y el INTI incorpora controles vinculados a la seguridad de las instalaciones y de las exhibiciones de precios y documentación que registran las bocas de expendio de combustibles.

De este modo, la Secretaría de Energía contará con una potente herramienta de control que permitirá seguir avanzando en la mejora de las condiciones de seguridad y calidad para los usuarios, mejorar las condiciones de competencia para los operadores y continuar las acciones para mitigar la clandestinidad y la adulteración de productos.

Entre las incorporaciones que se realizaron al programa con el nuevo convenio se encuentra la posibilidad de poder fiscalizar el cumplimiento de la exhibición de documentación de seguridad, como así también el cumplimiento de la resolución 1104/04 (declarados vs precios exhibidos) para líquidos y GNC.

A diferencia del alcance en materia de control con el convenio anterior, con el cual sólo podía solicitar documentación propia del establecimiento, con el recientemente firmado por la cartera energética que conduce Darío Martínez ahora podrá analizar aspectos de seguridad general y hacer un relevamiento más completo sobre la seguridad de los establecimientos, con auditorías, subsanaciones y hallazgos detectados.

Además, también podrá exigir las facturas de compra de combustibles, con el objetivo de poder detectar el origen de posibles adulteraciones de combustibles y, en ese sentido, contar con un mapa de calidades, y fiscalizar, a través del nuevo marco normativo en materia de almacenamiento de envases de GLP (Gas Licuado de Petróleo), recintos, cartelería, volumen total almacenado y distanciamientos oficiales.