La ruta de Aprender


El pasado 7 de noviembre se realizó la evaluación Aprender 2017 en todas las escuelas primarias y secundarias del país. El dispositivo nacional recorre diversas etapas de validación, implementación y análisis de los datos por parte de agentes educativos de todo el país para contar con información válida y útil que sirva como insumo para mejorar la calidad y equidad de la educación.

Una vez finalizada la aplicación en las aulas, las cajas son enviadas a la Ciudad de Buenos Aires para su procesamiento. Se realiza la lectura óptica de las pruebas y se consolida una base de datos que cuenta con una validación por integrantes de todas las provincias del país.

A mediados de febrero se realizará un taller federal con docentes representantes de las 24 jurisdicciones en el cual se aplicará el método Bookmark, que es utilizado en distintos países para establecer los puntos de corte entre los distintos niveles de desempeño. En esta jornada, los especialistas definirán los grupos de desempeño estableciendo un diálogo entre lo que se enseña en las aulas y aquello que se evalúa en las pruebas estandarizadas.

Una vez consolidada la base de datos y realizado el método Bookmark, se comienza con el análisis de la información que culminará con la realización de diversos informes de resultados: Reporte nacional, 24 informes jurisdiccionales, informes regionales, un reporte para cada escuela e informes temáticos y técnicos.

Desde la Secretaría de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación, proponemos diversas instancias de trabajo a lo largo del año con los insumos generados. Entre ellas se encuentran las jornadas de Autoevaluación Aprender que son una instancia que convoca a la participación de todos los actores de la comunidad educativa: docentes, directivos, estudiantes y familias; a través de las actividades propuestas, se busca que cada establecimiento pueda generar aportes para sus proyectos educativos y contribuir con insumos para políticas educativas nacionales.

Una vez realizada la devolución de resultados, comienza la preparación para una nueva evaluación. Docentes de todo el país trabajan en la creación de las consignas y en la validación de las mismas a través de Cuerpos Federales de Itemistas y Lectores Críticos. Con el objetivo de validar la evaluación, se realizan las pruebas pilotos en un grupo de escuelas y se hacen ajustes en caso de que sea necesario para la aplicación a nivel nacional. Finalmente, se realiza la impresión de las evaluaciones y la distribución en todo el país.