La línea 137 ya tiene Whatsapp

El 113133-1000 atiende las 24 hs. todos los días del año


En el marco Emergencia Santaria por Coronavirus, la línea 137 de atención a víctimas de violencia familiar y sexual incorpora el WhatsApp como medio de contacto, para que las víctimas puedan seguir denunciando de forma segura pese a que la muchas pasan la cuarentena con su agresor. Se trata del 113133-1000, que atiende las 24 hs. los 365 dias del año.

De esta forma, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos adapta sus servicios dando prioridad a las víctimas.

La línea 137 depende del Programa Víctimas Contra las Violencias, que desde su creación en el año 2006 atendió 171.831 llamados que registraron 224.797 víctimas de abusos o malos tratos, de explotación, pornografia y/o prostitución infantil, y de grooming. El Programa acompaño en terreno a 47.203 víctimas: el 70 % fueron casos de violencia familiar y el 30 % de violencia sexual.

En el 72% de los casos de abuso sexual los agresores pertenecen al entorno familiar o cercano: padre y padrastro representan el 90% de los agresores de víctimas de violencia familiar y pareja y ex pareja son el 81% de los agresores en casos de violencia de género. En el total de los casos, el 68 % de las víctimas son mujeres.

El programa brinda contención, orientación y acompañamiento a las víctimas buscando promover su posicionamiento en un lugar activo que las implique en la decisión de denunciar la violencia padecida. Cuenta con dos líneas telefónicas gratuitas y nacionales, que funcionan las 24 horas, los 365 días del año. Son la línea 137 que actúa en CABA, Misiones (Posadas, Eldorado y Oberá) y Chaco (Resistencia) enfocada en la violencia familiar o sexual, y el 0800-222-1717 contra el abuso sexual infantil.

Ambas líneas son atendidas por psicólogas y trabajadoras sociales especializadas en la materia que coordinan el envío de un Equipo Móvil que se desplaza en un automóvil no identificable conducido por un policía de civil hasta el lugar donde la víctima se encuentre. Allí se le brinda contención, se la acompañarla al hospital (si fuera necesario), a radicar la denuncia, y se la ayuda a buscar un lugar donde permanecer a resguardo. Cada caso es monitoreado por el Equipo de Seguimiento que se comunica telefónicamente con la víctima para saber cómo sigue, reforzar el asesoramiento sobre sus derechos y orientarla sobre cualquier duda que surja.

También brindan acompañamiento jurídico pautando el encuentro de la víctima con una abogada del Programa, que la asesorará sobre los aspectos legales de la denuncia radicada, y los pasos legales a seguir.

Las dos líneas telefónicas están al servicio de la comunidad. Puede llamar cualquier persona que sea víctima de violencia familiar o sexual (indistintamente de su edad y género). También pueden llamar vecinos que escuchen o presencien violencias en otro domicilio, instituciones escolares o de salud que sospechen o conozcan una situación de violencia, familiares de víctimas y cualquier otra persona o institución que necesite orientación en violencia familiar o violencia sexual.

Si una víctima de violencia familiar o sexual se presenta en la comisaría para radicar la denuncia, el personal policial tiene la indicación de dar inmediata intervención a la Línea 137 para que un equipo de profesionales acuda a la dependencia policial a contener a la víctima, informarla sobre sus derechos, y acompañarla en el proceso de la denuncia. Hasta tanto el equipo de profesionales llegue a la comisaría, la policía no podrá tomar la denuncia, y deberá ofrecerle a la víctima un lugar privado. El equipo de profesionales está integrado por psicólogas, trabajadoras sociales y abogadas que conforman el equipo de trabajo de la Central de llamadas, del Equipo Móvil, del Equipo de Seguimiento y del Área Jurídica.

Ante casos de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes, las profesionales de la línea 0800-222-1717 escuchan, contienen y evalúan cada situación planteada. En caso de tratarse de una situación de urgencia y emergencia, darán inmediata intervención a la Comisaría jurisdiccional que corresponda para resguardo de la víctima. Además, articulará con los organismos locales con competencia en asuntos de niñas, niños y adolescentes que hayan sufrido vulneración de derechos.

Las relaciones de violencia y abuso de poder son identificadas como toda acción, omisión o manipulación crónica, permanente o periódica que es generadora de un riesgo actual y que afecte la integridad física, psicológica, emocional, sexual, económica o la libertad de algún integrante de su grupo familiar o conviviente.

El Equipo de Seguimiento toma intervención en los días posteriores al llamado inicial que solicitó de nuestra orientación, o nuestra intervención en terreno. Las profesionales de seguimiento se ocupan de tomar contacto telefónico con la víctima o con algún referente de ella, para saber cómo se encuentra, si puede sostener la denuncia. Desde esta instancia se refuerza el asesoramiento que ayude a la víctima a sostener la denuncia o bien que la ayude a decidir radicarla, si aún no lo hizo. Además, se procura optimizar el acceso a los recursos interinstitucionales que le posibiliten construir su autonomía.

El Área Jurídica tiene un cuerpo de abogados que trabaja las 24 horas en conjunto con todos los equipos, y diseña las estrategias jurídicas de cada caso.
Cabe aclarar que el llamado no constituye una denuncia. El equipo profesional que atiende las líneas y el whatsapp contiene, interviene e informa sobre la importancia de radicar la denuncia penal o civil, según corresponda.