La CNEA retoma las obras del RA-10 con protocolos para prevenir el COVID-19

Las tareas en la instalación multipropósito que se construye en el Centro Atómico Ezeiza se reiniciaron con el trabajo en la armadura del block del reactor y el hormigonado de la losa del nivel +8.


Con el objetivo de cuidar la salud de todos los trabajadores, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) comenzó hace unas semanas las tareas para reacondicionar las instalaciones e implementar protocolos sanitarios necesarios para poder retomar las obras de construcción del reactor multipropósito RA-10 en el Centro Atómica Ezeiza (CAE).

Para ello, durante varios meses la CNEA trabajó con el contratista principal en un protocolo de aplicación en el sitio, estableciendo las medidas que debían implementarse de acuerdo a la normativa vigente para la construcción.

“También se avanzó en la ‘segmentación’ del trabajo en obra y en las áreas de soporte, a fin de lograr que el impacto del aislamiento de casos sospechosos resulte acotado”, explicó Herman Blaumann, gerente del Proyecto RA-10 de la CNEA. Y agregó: “Todos los contratistas establecieron su responsabilidad y metodología para la gestión de sospechosos y su reporte a la División Higiene y Seguridad Laboral del Proyecto RA-10. Los contratistas consultaron a su vez con los principales gremios involucrados”.”

Además, se acordó con el Centro Atómico Ezeiza las instancias de comunicación y control necesarias y se implementó un sistema que se ajusta a la normativa y a las especificidades de la industria de la construcción.

Volver a la obra gradualmente

El reinicio a las actividades fue gradual. Durante la primera semana se realizaron las tareas para la implementación de las medidas previstas: dispositivos de protección y su gestión, controles y sanitización en el ingreso, distanciamiento en el comedor, ordenamiento en el acceso a los baños, puestos de sanitización en la obra, desinfección de vestuarios, digitalización de toda la documentación de obra, restricciones en el acceso a obradores, entre otras medidas.

A partir de la segunda semana se reiniciaron paulatinamente las actividades de construcción. En este sentido, se continuó el trabajo en la armadura del block del reactor y el jueves 20 de agosto se procedió al hormigonado de la “losa del nivel +8”.

En total, 125 personas están actualmente trabajando bajo los protocolos presentando ante la Secretaría de Energía de la Nación, en el marco del pedido de autorización para el reinicio de la obra. Los trabajadores pertenecen a distintos sectores: TGLT y sus subcontratistas (encargados de la obra civil), INVAP (instalación), Cooperativa Solucionar (vigilancia) y CNEA (sólo personal para tareas de inspección técnica y control de Higiene y Seguridad Laboral).

Próximos pasos

Actualmente, el avance de la obra civil es del 68%. Se tiene previsto en los próximos meses el montaje de las bombas del sistema primario de refrigeración y la finalización del block del reactor. “Son hitos muy relevantes en el desarrollo de la construcción y logros muy significativos en la complejidad del contexto actual, que refuerzan el compromiso de todos los interesados en la continuidad del proyecto”, expresó Blaumann.

Sobre el Reactor Multipropósito RA-10

La CNEA lleva adelante el Proyecto RA-10, el cual incluye el diseño, construcción, montaje y puesta en marcha de un reactor nuclear multipropósito que tiene como fin la provisión de radioisótopos de uso médico e industrial, y también brindar capacidades de clase mundial para la aplicación de técnicas nucleares a la investigación científica y tecnológica.

Una vez que esté funcionando, el RA-10 asegurará el abastecimiento de radioisótopos para uso médico a nivel nacional y tendrá capacidad para exportar al mercado mundial. Esto generará un impacto estratégico para nuestro país en áreas de salud, ciencia, industria, investigación aplicada, desarrollo tecnológico y servicios.

Más información: Reactor multipropósito RA-10