La chacarera del Monte


En el Paraje 4 de febrero, en lo profundo del impenetrable chaqueño, más de 500 bailarines levantan polvareda para celebrar este género único nacido en Chaco.

Para llegar a la jurisdicción de Miraflores, ubicada en el corazón del impenetrable chaqueño, se necesita un caballo, un auto, o caminar 22 kilómetros por la ruta 9. El trajín termina en el Paraje 4 de Febrero, poblado que adquirió ese nombre por la fecha en que se firmó un pacto de paz entre indígenas y criollos en 1923, por el que cada una de las partes se comprometía a respetar el territorio del otro.

En esa patria chica se celebra desde hace seis años todos los 7 y 8 de septiembre, el Festival de la Chacarera del Monte, fiesta participante y ganadora de la convocatoria de Festejar.

¿Qué es una chacarera del monte?

Es un género único que se distingue de la santiagueña, entre otras cosas, por el uso indispensable del acordeón y por tener dos acordes menos en la vuelta entera. Los bailarines y bailarinas danzan a los saltos, levemente agachados, como una postura similar a la del chamamé.

Un campamento en el medio del impenetrable

Como la fiesta se realiza en medio del monte, la tradición invita a los participantes a armar un campamento en dicho lugar y a disfrutar de la laguna generada por un antiguo cauce del río Bermejo. En total, hubo más de 2 mil personas en las últimas ediciones y cerca de 500 parejas bailando durante días sobre los patios de tierra.

Por su parte, el artista invitado por Festejar, Coco Gómez, reconocido embajador de la chacarera santiagueña y discípulo de Antonio Nievas, se encargó de rescatar y compilar toda la música de su maestro. Gracias a este trabajo, la chacarera del monte es considerada hoy como un género propio y declarada por ley como Patrimonio Cultural del Chaco.