La AABE tomó posesión del ex prostíbulo “Negro el 20”, que funcionara durante más 30 años en Santiago del Estero

Fue el primer caso de trata de personas con fines de explotación sexual en lograr una sentencia condenatoria en la provincia.


El Comité de Lucha contra la Trata y Explotación de Personas celebra y acompaña la decisión dictada en línea con lo solicitado por la Fiscalía General ante el TOCF de Santiago del Estero, a cargo de Indiana Garzón.

La Agencia de Administración de Bienes de Estado (AABE) tomó posesión el viernes 9 de abril del prostíbulo “Negro el 20”, que funcionó durante más de 30 años en la ciudad santiagueña de La Banda.

La medida es producto del decomiso ordenado por la justicia federal en octubre de 2016 a los fines de que el inmueble sea subastado y se utilice el dinero obtenido para reparar a la víctima del caso.

La Fiscalía General ante el Tribunal Oral Federal de Santiago del Estero, a cargo de Indiana Garzón, estuvo presente en el acto, junto a la coordinadora del Área de Trata de la fiscalía, Andrea Ledesma Piga. Se espera que en el transcurso de los próximos meses pueda efectivizarse la subasta.

Este caso de trata de personas con fines de explotación sexual es el primero en lograr una sentencia condenatoria en la provincia. En él intervinieron la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), a cargo de Marcelo Colombo y Alejandra Mángano, y la Dirección General de Activos y Decomiso de Bienes de la Procuración General de la Nación, cuya titular es María del Carmen Chena.

Los inicios de la causa se desencadenaron a través de la denuncia de una víctima oriunda de la localidad misionera de Colonia Oasis, en el municipio de Jardín América. La joven relató que fue engañada a través de una falsa oferta laboral y fue llevada hasta la ciudad de La Banda, Santiago del Estero, donde fue obligada a prostituirse en un local nocturno.

La víctima relató que una vez que llegó a la whiskería, donde fue golpeada, “no la dejaban ver ni el sol” y la controlaban todo el tiempo. Dijo que fue violada cuatro o cinco veces entre cuatro personas del lugar, quienes le decían que la habían sometido “para que aprendiera porque ella estaba ahí para obedecer”. Además, detalló que en el prostíbulo había otras mujeres oriundas de la provincia de Santa Fe, “pero que no podían hablar”.

En agosto de 2014, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santiago del Estero condenó a cinco años de prisión a José Luis Luna, el principal imputado. Además, otros dos hombres recibieron la pena de tres años cada uno. Los tres fueron acusados de capturar, trasladar y explotar sexualmente a la joven misionera durante enero de 2012 en el local nocturno “Negro el 20”.