Katopodis y Wado de Pedro acordaron con los gobernadores de Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero impulsar un plan hídrico

En Resistencia, firmaron un convenio para avanzar en acciones que articulen recursos y capacidades destinadas a la solución de los problemas estructurales que afectan a las tres provincias que integran la cuenca.


El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, el ministro del Interior, Wado De Pedro, y los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; de Sante Fe, Omar Perotti; y de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, firmaron hoy un convenio marco para promover un plan director en la región hídrica de los Bajos Submeridionales.

Al respecto, Katopodis señaló: “El mandato que nos ha dado el presidente es trabajar en el diseño de políticas federales donde las prioridades se definan articuladamente con cada gobernador y donde la distribución de los recursos genere igualdad y las mismas oportunidades en cada rincón de la Argentina”.

Por su parte, De Pedro aseguró: “La decisión del Estado Nacional es la de participar, fomentar y ser un articulador de diálogo entre los gobernadores, en particular por las necesidades históricas que hay en nuestro país. Vamos a cumplir casi 40 años de democracia y todavía tenemos discusiones interjurisdiccionales y problemas entre provincias que se siguen discutiendo en la Corte Suprema de la Nación”.

En este sentido, se avanzó en el diseño, planificación y ejecución de un Plan Director de intervenciones a ejecutar por parte del Consejo de Gobierno del Comité Interjurisdiccional de la Región Hídrica de los Bajos Submeridionales (CIRHBAS).

El objetivo será promover un manejo coordinado y racional de los recursos hídricos con obras de infraestructura tendientes a la resolución de los problemas recurrentes de inundaciones, sequías y anegamientos que afectan a las tres provincias de la cuenca.

La Región Hídrica de los Bajos Submeridionales constituye un extenso sistema hidrológico de características no típicas que ocupa la parte norte de la provincia de Santa Fe, el sur de Chaco y el sudeste de la provincia de Santiago del Estero, abarcando un total de 54.278 km2 y aproximadamente 5 millones de hectáreas.

La recurrencia de inundaciones en esta zona varía entre 2 y 4 años y la alternancia entre períodos secos, en verano y en invierno, representa una restricción para el desarrollo productivo. En este sentido, este frágil sistema hidrológico se encuentra sometido a un fuerte proceso de degradación ambiental, con un alto costo social y en estado de emergencia permanente con relación al modelo productivo vigente.